Zatoichi on the Road [5] (1963)


Camino de los problemas
Por Fingolfin

Kimiyoshi Yasuda comenzó con esta película la larga relación que le ligó al espadachín ciego, al que llevó a la pantalla en 6 ocasiones y que junto con Kenji Misumi es el que mas ha conseguido explotarle. La diferencia entre ambos es que solo conozco a Yasuda por estas películas, mientras que Misumi es, a mi gusto, uno de los directores con mejor filmografia.

Se oyen unos dados, un golpe sordo, aparece Zatoichi, hagan sus apuestas. Así es como abre “Zatoichi on the Road” (otros títulos son “Zatoichi and the Scoundrels” o “Zatoichi's Fighting Journey”), y desde la primera escena tenemos acción, iniciada con una frase que posteriormente dará titulo a la 26º y última entrega de Shintaro Katsu en Zatoichi: “La oscuridad es mi aliada”. Desde ese momento hasta el final la cosa va subiendo de temperatura hasta una increíble batalla final, con algunos fotogramas muy parecidos a los de “Yojimbo”.

Zatoichi es llamado a Doyama por un jefe yakuza a lo que aparentemente es una comida formal, sin embargo nuestro protagonista sospecha y advierte al enviado (Kisuke) que no usará la espada por nadie.

En su viaje Keisuke es asesinado, y Zatoichi tiene que matar a los atacantes, entre los que está el marido de una extraña mujer. Esa mujer es Ohise, y se convertirá en uno de los enemigos más peligrosos del masajista.

Continuando su viaje, un hombre a punto de morir le suplica que salve a Omitsu de sus perseguidores, y tras encontrarla, descubrirá que es hija de un noble muy importante, por lo que su valor es muy alto entre los yakuzas.

Una sinopsis tan dispersa no haría beneficio a la película, ya que las dos tramas se funden en una al llegar el final, consiguiendo un efecto espectacular. La primera de ellas es la historia de Zatoichi y Omitsu, a la que tiene que llevar a Edo sana y salva. La segunda es la historia de los yakuzas, con dos poderosas bandas enfrentadas (Doyama y Shimozana), y el espadachín en medio. En esta segunda trama Zatoichi tiene un papel parecido al de la primera película, con unas circunstancias que le ligan a un bando con el que no tiene ninguna obligación. Tendremos entonces su magnifica y habitual escena de negocio, consiguiendo que su valor de fichaje suba desde los 8 ryo de “The Tale of Zatoichi” hasta los 20 de ésta.

Por segunda vez Zatoichi comienza el film ya con su espada, después de haber sido rota o perdida previamente. Supongo que será una constante sin mayor importancia durante la serie.

Las coreografías son geniales, y a nivel personal las mejores de estas 5 primeras películas. Ciertamente hay pocas técnicas más espectaculares que la que utiliza Zatoichi, vulgarmente conocida como “el arte del rápido”, sus movimientos se resumen como hizo Kenji Misumi en “Devil Sword”: desenvainar, cortar, envainar. Pero no es solo eso, además Shintaro Katsu utiliza el “reverse sword drawing” que como su nombre indica consiste en coger la espada con la mano al revés, ideal para aprovechar las ventajas de la velocidad y el secreto del bastón.

Una última curiosidad es que el primer personaje que habla con Zatoichi vuelve a tener por nombre Kisuke, y vuelve a morir en pocos segundos, lo que nos hace plantearnos el poco beneficio que le hace a una persona llamarse Kisuke en un film de Zatoichi.

Otra excelente decisión dentro de la gran filmografía del personaje, en la que encontraremos menos drama que las anteriores, pero mucha más acción.

1 comentario:

SunkDevifull dijo...

Como decía en otro comentario, es cierto que si te paras a contemplar las coreografías detalladamente, Katsu muestra muchas veces la espada lejos de su objetivo, actuando éste como si le hubieran atravesado realmente, eheh
Pero claro, como también dije, hay que tener en cuenta que Katsu combate con los ojos cerrados, imagino que los abrirá alguna vez, ya con la práctica, cuando está de espaldas y demás, e incluso los entreabre un poco, que supongo que vería ligeramente para ubicarse, pero de lo que no cabe duda es de que verle en ese estilo de lucha, con esas caras desencajadas es impresionante.
Y sí, esta es una de las mejores en coreografía, pero como película general, creo que no lo es...