New Tale of Zatoichi [3] (1963)


El monstruo apaleado
Por Fingolfin

Primera película a color, primera de las dirigidas por Tokuzo Tanaka, y primera de las rodadas en 1963. De todo esto está claro que la entrada del color es el detalle mas interesante, ya que sin bien nos quita parte de su encanto a los amantes del blanco-y-negro, no podremos negar que el detallismo es mucho mayor.

Lo primero que quiero decir es que si ya de por sí me sorprendí con el sentimentalismo de la segunda parte, con esta no tengo palabras. Hay un par de escenas como la de los dados y la del maestro insultando brutalmente a Zatoichi que son realmente demoledoras, dignas del mejor de los dramas. Una buena combinación del drama y la acción convierten a “New Tale of Zatoichi” en una interesante elección dentro de la saga.

Antes de la sinopsis, como siempre decir que otros títulos son: “Zatoichi Enters Again” o “The Blind Swordman´s Return”.

Nuestro protagonista regresa a sus orígenes, donde se reencontrará con amigos y conocidos del pasado, y nos descubrirá alguna que otra sorpresa. Durante el film tiene que hacer frente al hermano de Kambei (muerto a manos del espadachín ciego en la película anterior), y a una misteriosa banda de ladrones que se hace llamar el grupo Tengu.

En su pueblo, Zatoichi visitará a su antiguo maestro, y estará apunto de abandonar su vida actual para casarse con su hermana. Pero las cosas no son como el quiere, y pronto descubrirá que el camino de su vida no tiene vuelta atrás.

Tenemos una importante incongruencia con respecto a la primera película, en la que Zatoichi afirmaba que había aprendido a emplear la espada por su cuenta. Ahora se nos dice que tuvo un maestro, y como siempre sucede, el espectador piensa que el maestro es mas fuerte que el discípulo hasta que se demuestre lo contrario…el director se ocupa de ese detalle.

Otra cosa es que ya comienza el film con su bastón-espada, aun cuando en “Zatoichi 2” lo había lanzado lejos antes de huir. Ese factor es aprovechado por el director para mantener el arma oculta al espectador hasta que es necesaria.

La canción de Shintaro Katsu en la posada es bastante curiosa e importante. Con unos toques de humor nos hace ver como se siente al ser ciego y vivir como masajista, y también responde a la habitual pregunta: ¿Si se llama “Ichi” por que le llaman “Zatoichi”? Ampliando un poco la canción y de acuerdo con la información que he encontrado, el prefijo “Zato-” se utiliza a modo de “mister” o “señor” en las personas ciegas.

El masajista ciego encuentra de nuevo el amor en este film, y parece que el éxito que tiene entre las mujeres es inverso al que tiene entre los hombres, aunque también lo es su actitud ante este hecho. Los hombres habitúan a increparlo y burlarse, lo que le ofende y le enfada. Las mujeres en cambio le tratan de forma amable, y es él quien se autoproclama como “lisiado” o “impedido”, supongo que temeroso de que le suceda como con Ochiyo. En esta ocasión su relación con la hermana del sensei va mas lejos que las anteriores, estando apunto de casarse y de renunciar a todo.

Alrededor de 90 minutos para este genial film de Zatoichi, con otra estupenda actuación de Katsu, y un fuerte toque de drama en algunos momentos muy concretos. Maravillosa y por supuesto recomendable.

1 comentario:

SunkDevifull dijo...

De ahí que muchas traducciones le llamen Messieur Ichi.
Creo que es la mejor de las tres que salieron en el 63 y con diferencia...