In the Mood For Love (2000)


Una sutil historia de amor
Por Casandra

Durante la crisis habitacional de los años 60 en Hong Kong, dos parejas se mudan a habitaciones en departamentos vecinos. La soledad y la falta de atención de sus cónyuges acerca a la señora Chan (Maggie Cheung) y el señor Chow (Tony Leung), quienes descubren que son engañados por sus parejas.

“In The Mood For Love” es una película de climas que combina temas y preguntas que Wong Kar-Wai plantea desde “As Tears Goes By” pero lo hace construyendo tal vez, su mejor film hasta el momento. Nuevamente reflexiona sobre la naturaleza arbitraria del amor que nace en los momentos más triviales compartidos entre dos personas.

La noción de “momento”, central en toda la obra del director, alcanza en “In The Mood For Love” un interesante desarrollo. El momento del encuentro es repetido y dramatizado por los que fueron víctimas del engaño, proponiendo pequeñas variaciones en los diálogos o en la puesta en escena. La escena del restaurante repite el mismo motivo con diferente vestuario, y con un simple movimiento de cámara y una elipsis da cuenta del paso del tiempo y de la profundización de los vínculos entre los personajes. El resultado del juego con la repetición y la cámara lenta es poner de manifiesto la irrepetibilidad de cada instante, de cada gesto y palabra dicha o callada.

La sencillez de la trama tiene como contrapartida una puesta de cámaras y de escena altamente elaborada. En especial, el uso del fuera de campo y de los planos detalle es impecable. El vestuario, la iluminación y la escenografía ayudan a construir un conjunto perfectamente integrado. El uso del espacio remite al melodrama, con paredes y rejas que lo clausuran, encerrando a los personajes dentro del cuadro impidiéndoles el movimiento y con cortinas que velan los espacios, ocultando lo que no puede ser dicho. La habitual pericia de Christopher Doyle ofrece una excelente fotografía. El uso del color remite a un sentido expresivo, en la paleta de colores tierras, usando en particular el color rojo (simbólicamente asociado al amor y a la pasión).

La bella música de Michael Galasso ocupa un lugar central en el film como expresión de los estados de ánimo. Las canciones de Nat King Cole remiten al contexto histórico y acompañan la narración.

Maggie Cheung y Tony Leung ofrecen excelentes trabajos encarnando a los amantes torturados por las convenciones de la época, que dudan ante el deseo y el deber. Ambos ofrecen gestos contenidos, mínimos. Sus personajes vehiculizan a través de la mirada los sentimientos. Los cuerpos casi no se tocan, manteniendo una distancia que sólo se quiebra por un abrazo.

“In The Mood For Love” es, hasta ahora, el mejor film de Wong Kar-Wai. El director logra, una vez más, una perfecta unión entre la historia, la puesta en escena y las actuaciones, pero la sutileza para la narración de esta pequeña historia y el encanto que produce el resultado final son únicos.

1 comentario:

Maru dijo...

Un film encantador, a pesar que la historia se basa en un hecho triste y frustrante, como es el engaño en el matrimonio, no deja de ser encantador el hecho de cómo se desarrolla la situación a partir del mismo. La sutileza con que se maneja el conflicto no pudo haber sido más acertada ya que no se ve la necesidad de introducir elementos innecesarios a la trama. La música es otro punto que me pareció destacable.