Oh! Brothers (2003)


El dúo perfecto
Por Master of Hate

El padre de Oh Sang-su (Lee Jung-Jae) ha muerto en un accidente y como herencia le ha dejado sus deudas. Sang-su que ya tiene las suyas, por lo que se ve en un verdadero aprieto. La única manera de salvarse es encontrando a un medio hermano de 12 años, a quien jamás ha visto, y a la madre de éste, para que se haga cargo de las deudas de su padre. Sin embargo, cuando Sang-su encuentra a su hermano Bong-gu (Lee Beom-su) se entera de que sufre de progeria, una enfermedad que lo hace envejecer mucho más rápido de lo que debería. Finalmente los hermanos Oh encuentran la manera ideal de hacer negocios y de empezar una verdadera relación de familia.

Simpática, entretenida e interesante cinta que tiene una historia bastante movida ya que no se enfoca en un sólo camino en cuanto a su trama, de este modo, termina acaparando una historia con mucho trasfondo. “Oh! Brother” es lo que podríamos decir “una cinta para ver en familia” ya que si algo destaca, es el trato que se les da a las relaciones familiares, sobretodo entre hermanos; y de padre a hija, a través de un argumento secundario.

La cinta resulta cómica gracias al talento de Lee Beom-su (“Short Time”, “Mr Gam’s Victory”) que hace las veces de un niño encerrado en el cuerpo de un adulto. Su interpretación supone la nota cómica en el film, cosa que por cierto hay que atribuirle ya que lo hace con éxito. Lee Jung-Jae (“Over The Rainbow”, Last Present”) es el otro hermano que viene a ser un tipo de buen corazón, pero que por culpa de la apremiante situación tarda un poco en expresar sus sentimientos.

Cumpliendo eficazmente en cuando a risas se refiere, el drama juega parte importante de la película, y especialmente en el último tercio del film en el cual las cosas se tornas mucho más serias. El balance entre drama y comedia y la correcta evolución de la historia son más que suficientes para envolver al público y mantener su interés. Pero parte de esto también se debe a la buena musicalización que de seguro no va a pasar desapercibida.

Ahora, el film es muy correcto y no tiene realmente huecos o nada que se le puede achacar, sin embargo no confundirse. “Oh! Brothers” ofrece un gran momento de esparcimiento, pero tampoco se trata de buscar la comedia del año, porque no lo es.

Buena primera película de Kim Yong-hwa que esperemos de continuidad a su carrera.

No hay comentarios: