My Beautiful Days (2002)


¿Futuro?
Por Master of Hate

Para hablar de “My Beautiful Days” seria elocuente tomar como referentes a un par de eminencias de la cinematografía surcoreana como lo son Hong Sang-soo y Lee Chang-dong. La razón está en que este segundo trabajo del señor Im Jong-jae, también conocido como “24” tiene conceptos que se pueden asociar mucho al cine de estos dos realizadores, especialmente al primero. No podemos hablar de influencias ya que todos son cineastas contemporáneos, pero si quizás de un estilo comparable en ciertos aspectos. Mi punto es que directores como éste o como Lee Mi-yeon que no han tenido continuidad en sus carreras, han dirigido filmes muy interesantes que, quizás por su apatía comercial, no son trabajos que se tomen como referentes a la hora de hablar de la calidad del cine de Corea del Sur.

Jun (Kim Hyun-sung) es un joven que hace las veces de guardia/guía en la parte baja de un edificio gubernamental. Este trabajo a medio tiempo lo realiza como parte de su servicio militar, mientras el resto del día trabaja como empleado en una vieja lavandería del sector. Su vida no tiene rumbo fijo, ya que no tiene planes para su futuro y parece no tener mayor aspiración. Jun mantiene una relación adultera con una mujer casada mayor que él, pero no está seguro de querer seguir con ella, más aún cuando vuelve a ver a una atractiva ex-novia que le ofrece la oportunidad de una relación mas saludable.

“24” se muestra desde el inicio como una de esos dramas que cautivan inmediatamente por transgredir el terreno de las historias fáciles, pero así mismo, el trato poco llamativo que ostenta puede no despertar mayor interés en el espectador. La primera característica que debe traer a colación es el tipo de protagonista que tenemos en frente. Jun va más allá de ser un antihéroe, debido a que genera múltiples reacciones, desde compasión hasta ira. Un perfecto ejemplo de la juventud en desengaño que no consigue clarificar el camino a seguir.

La trama trasciende el plano amoroso, puesto que a pesar de ser lo que más salta a la vista, el foco de atención acapara también otros aspectos. Mi-yeong (Bang Eun-jin, directora de “Princess Aurora”), la mujer casada que mantiene una relación furtiva con Jun y Eun-ji (Pyeon Eun-Jeong) la ex-novia de éste, proponen la formación de un triangulo amoroso que finalmente no termina ocurriendo. El director decide incluir a Hyun-ji (Kim Min-sun), otro potencial amor para Jun, como parte de la trama. De este modo la historia huye exitosamente del fantasma de lo previsible y confunde al espectador (en el buen sentido de la palabra) que ya no sabe que esperar de Jun en medio de un grupo de mujeres con perfiles tan distintos.

De entre los personajes secundarios, los más interesantes son Eun-ji por la situación a la que está sometida. Tiene una carrera profesional, pero tiene que pagar un elevado costo por ello. Es fácil entonces darse cuenta de que manera son retratadas las injusticias, como parte normal del día a día. Así mismo, la infidelidad se plantea desde cierta forma ambigua; a pesar de lo superficial que pueda parecer, esconde algo de por medio. Existe además un argumento secundario que explora la vida del dueño de la lavandería (también llamado Jun), lamentablemente esta parte de la cinta resulta poco interesante.

Técnicamente, la película tiene gran atractivo, y goza de un buen nivel. Su ritmo es sumamente pasivo y salvo contadas ocasiones sale de su interesante lentitud. La música es hermosa cuando hace su aparición, aunque su presencia también es puntual.

Ninguna de las actuaciones queda debiendo y si hay alguien que destacar, debería ser Kim Hyun-sung que más adelante protagonizaría “Resurrection of the Little Match Girl.” El guión por su parte da muestras de gran solvencia, salvo algún detalle mínimo.

La elección de Im Jong-jae de retratar la vida de un joven indeciso, cuyos errores se contraponen a sus buenas intenciones, es una propuesta arriesgada, sin embargo el resultado es mucho más que satisfactorio. “My Beautiful Days” no es una cinta en donde es fácil juzgar las cosas o determinar quién es el antagonista. Se trata de un trabajo muy honesto en su intención de reflejar el poco sentido que tiene la vida para un joven, confundido, molesto consigo mismo y que no sabe hacia donde guiar sus pasos.

Excelente cinta, que quizás requiere de bastante paciencia y ganas, para poder apreciarla en todo su esplendor. Un trabajo muy recomendado para los que disfrutan de este tipo de trabajos, intimistas y arriesgados.

No hay comentarios: