The Tale of Zatoichi Continues [2] (1962)


Recuerdos del pasado
Por Fingolfin

La película de hoy fue bastante importante de cara a la valoración global de la saga. Aparte de ser la última en blanco y negro, da la impresión de haber sido rodada al día siguiente de la primera parte, y es que escenarios, actores, y ciudades no han cambiado lo mas mínimo. En mi opinión fue un gran acierto no separarse por completo de la historia anterior, ya que el director aprovecha para pulir al personaje sin tener que presentar demasiados rostros nuevos.

Kazuo Mori, director de “Samurai Vendetta” y de otras dos películas de la saga, toma el relevo de Kenji Misumi girando el film al terreno de la acción. Para ello, además de Shintaro Katsu (del que nos cansaremos de oír hablar), contamos con el experto espadachín Tomisaburo Wakayama, inolvidable en “Lone Wolf And Cub”, y hermano en la vida real de Katsu (aspecto aprovechado en el film para la trama).

El argumento de “The Return of Massieur Ichi”, “Zatoichi 2”, o cualquiera de sus otros títulos, comienza con nuestro protagonista durmiendo en una pequeña barca tomada a la fuerza por unos samuráis. Tras escapar y herir a uno de ellos, es perseguido para cobrar venganza, pero interviene un hombre misterioso al que falta un brazo: Yoshiro, que demuestra ser increíblemente hábil con la espada.

Al día siguiente Zatoichi es contratado para dar un masaje a un importante noble, y en ese momento descubre que el hombre está enfermo (o al menos está loco). Por miedo a que el masajista difunda el secreto, es perseguido por Kambei, contratado por el clan para eliminarle.

El desenlace del film tendrá lugar en Iioka, a donde vuelve para presentar sus respetos a su amigo Hirate tal y como prometió. Nada ha cambiado allí, pero entre Kambei, la policía, y Yoshiro, de nuevo el pueblo se transforma en un campo de batalla.

A simple vista confirmamos el importante enfoque de acción, con varios grupos y enemigos que confluyen en un mismo lugar. Tendremos la oportunidad de ver a Zatoichi en combate varias veces, con coreografías realmente impecables y estéticas. Shintaro Katsu se hace pasar por ciego de forma perfecta, permitiendo primeros planos constantemente en los que no siente la necesidad de cerrar por completo los ojos; su mirada es perfecta.

Descubrimos algunos aspectos importantes del misterioso pasado de Zatoichi. A través de una mujer con la que pasa una noche, nos narra su breve romance con Ochiyo, la que se suponía iba a ser el amor de su vida. Ella le abandonó cuando descubrió que era ciego, y se fue con otro hombre al que el masajista persigue para arrebatarle la vida.

Los minutos finales contienen un alto nivel sentimental, y ciertamente era algo que no me esperaba encontrar en este film. Para ello juega un papel fundamental la acertada banda sonora, que gusta y además no cansa.

“The Tale of Zatoichi Continues” dura 70 minutos, por lo que puede ser cómodamente visionada a continuación de la original sin alargarse demasiado. Los que quedaron descontentos con la escasa acción de su predecesora se podrán cebar a gusto con esta, que no abandona en absoluto la fuerza argumental.

2 comentarios:

Listo Entertainment dijo...

Se van a reir ustedes si se pasan un momentito por http://lacinefilia.blogspot.com (que precisamente ahora esta celebrando una semana de cine asiático con la excusa del BAFF), pero no se nos tomen en serio.

Besos, y felicidades por la web!

SunkDevifull dijo...

No creo que nadie pueda relacionar Zatoichi con "poca acción", quizá no haya muchos combates, lo cual se agradece para poder disfrutar y conocer mejor a Ichi, pero practicamente en todas las películas de la saga hay un combate multitudinario de Ichi contra 30 enemigos, eheh, que hará las delicias de cualquier amante de la acción.
No en vano, hay bastantes fallos en la coreografía, algo lógico si tenemos en cuenta que Katsu las realiza practicamente sin ver nada, más de uno tuvo que ir al hospital seguro, eheh
En cuanto a esta segunda parte, pues como bien dice Fingolfin, es una muy buena secuela, de las pocas que realmente continúan la trama.
En el resto, lógicamente hay un hilo argumental y se respetan los hechos pasados, pero realmente continuaciones, ésta y pocas más.
Disfrutad de estas dos, porque las del 63 fueron un poco inferiores, eheh