Zatoichi and the Chest of Gold [6] (1964)


En busca del tesoro perdido
Por Fingolfin

Comenzamos ahora con 1964, el año mas prolífico de todos, en el que se rodaron 4 películas de la saga, dos de ellas por el mismo director de la que hoy nos ocupa: Kazuo Ikehiro. Su entrada es bastante destacable, ya que introduce una serie de conceptos y técnicas de rodaje muy sofisticadas para lo que habíamos visto hasta ahora.

La historia me ha recordado bastante al cine “western”, ya que la trama se centra en el robo de un tesoro llevado a cabo por 3 extraños bandidos. Ese dinero había sido reunido por 18 aldeas para pagar al intendente, pero durante el asalto desaparece misteriosamente y culpan de su robo a Zatoichi (por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado) y a Chuji, un amigo de los aldeanos.

La película abre con una escena de créditos muy llamativa. En ella aparecen 3 combates de Zatoichi con un fondo totalmente negro, que acaban con un par de rápidos movimientos. Este tipo de efectos se vuelven a usar entorno a la hora de film, con algunos fundidos de imágenes y varias superposiciones.

La llegada de Zatoichi al lugar es ocasionada por su interés en visitar la tumba de Kichizo, aquel a quien mató dos años atrás en un imperdonable error. En esa visita, la hermana del difunto descubrirá el secreto de Zatoichi, y comenzará a odiarle.

Hay una parte de la película que resulta enormemente espectacular. El director hace gala de su habilidad con los efectos para conseguir una escena inigualable. ¿Cómo rodar 300 hombres sin tener mas que 20 o 30, en un solo plano, y en 1964? La respuesta es: farolillos. Los hombres comienzan a salir de la mansión de Monji portando cada uno un farolillo, conforme la cámara se aleja los hombres quedan en la oscuridad dejando a la vista solo el farolillo, y en una lejana toma lateral se pueden ver los 300 farolillos en movimiento. La escena se prolonga en los caminos del bosque y sus alrededores, pero a menor escala.

Algunos de los combates mas interesantes tienen lugar en la oscuridad (bastante utilizada por Kazuo Ikehiro), que si bien no me gusta nada, cobra un nuevo sentido ya que nos interna en el mundo de Zatoichi, el mundo de lo negro.

Como personajes secundarios me parece destacable el de Chuji, ya que es la primera vez que veo a Zatoichi llamar “jefe” y prestar increíble respeto a un hombre. Así es como sin desenvainar la espada, Chuji consigue crear alrededor de su persona un aura de honestidad y respeto.

Otro personaje es Jushiro, segunda entrada en la saga de Tomisaburo Wakayama (hermano de Katsu), que protagonizará el duelo mas difícil del espadachín ciego hasta el momento. Para ello utilizará un caballo, un látigo, y por supuesto, su espada. Empieza a ser una constante que todos los films acaben con un gran duelo, y que ese duelo tenga una presentación durante la primera parte, normalmente con una demostración de habilidades.

“Zatoichi and the Chest of Gold” tiene las mejores características de una película de acción, que se combinan con algo de misterio en torno al paradero del tesoro de los 1000 ryo. Muy entretenida y recomendable.

1 comentario:

SunkDevifull dijo...

Creo que Kazuo Ikehiro fue uno de los más regulares, realizando tres películas bastante interesantes.
Quizá también tenga que ver mi gusto por los westerns, ya que esta película comparte bastantes parecidos.
Tal vez lo que menos me gusta es que vuelva a salir Tomisaburo Wakayama, vale que no es un actor que me atraiga demasiado, pero creo que si ya participó como x personaje y además murió, no debía haber salido más, no en vano, el combate entre los dos hermanos mereció la pena, siendo mejor que el anterior, : )