Pulgasari (1985)


El monstruo del capitalismo
Por Fingolfin

No me gusta el genero de los monstruos gigantes, no me gustan las maquetas y los efectos especiales cutres, pero “Pulgasari” es de Corea del Norte (han leído bien), ese país que según la leyenda está encima de Corea del Sur y dentro de cuyas fronteras nadie sabe que hay.

La película es del año 85, sin embargo hasta el 95 no fue permitida al comercio exterior ya que fue censurada fuera de Corea. Espero que cada vez que tengan que hacer un film no sigan el mismo sistema que utilizaron aquí. El productor es ni más ni menos que Jong-il Kim, el dictador del país y gran admirador de Sang-ok Shin (director de Corea del Sur en aquel momento desempleado). No se le ocurrió mejor manera de convencerle para el film que citarle en Hong Kong y secuestrarlo a Corea del Norte, donde se le encerró en un campo de concentración por negarse a hacer una película comunista. Cuando finalmente accedió, pudo escapar apenas terminada la película; murió en Abril de 2006. No es una leyenda, ni una fantasía, la historia del director surcoreano es totalmente real e incluso se tienen entrevistas con él antes de su muerte.

Sinopsis: El antiguo rey y sus gobernadores abusan del pueblo para hacer frente a sus propias revueltas, requisándoles todos sus objetos de metal para transformarlos en armas. Un trabajador herrero es encerrado por rebelarse ante estas actuaciones y allí muere de hambre, no sin antes construir un muñeco del arroz que se negó a comer, al que encomienda el espíritu de Pulgasari. Su hija rescata el muñeco del cadáver, y un día deja caer una gota de sangre accidentalmente sobre él, dándole vida.

Alimentándose de metal el monstruo comienza a crecer hasta que alcanza dimensiones increíbles y se une a la revuelta del campesinado.

A partir de aquí el comentario contendrá algún spoiler, lo que es inevitable ya que el análisis debe ser muy global para entender el mensaje y la esencia. El monstruo Pulgasari representa el capitalismo industrial (de ahí lo de alimentarse de metal), que da la impresión de venir a ayudar al pueblo. Sin embargo, cuando ya han conseguido la victoria, el monstruo sigue necesitando mas metal y los campesinos sacrifican todas sus herramientas para alimentarle. La hija del herrero tiene la idea para poner fin al problema, terminando con el espíritu de Pulgasari y a la vez arriesgando su propia vida.

Durante el final de la historia las palabras de la muchacha se convierten en un curioso mensaje: “Cuando no tengamos mas metal ¿te llevaremos a invadir mas países y pondremos a todo el mundo en guerra por siempre?”. En mi opinión, si de verdad querían destrozar el capitalismo, hubiera sido mejor hacer que el monstruo se considerara un problema de mayor importancia, ya que en ningún momento se rebela ni hace algo malvado.

Lo que todo el mundo estará esperando es el comentario sobre los efectos especiales. A cargo de algunos de los trabajadores para Godzilla, se utilizan maquetas e imágenes combinadas. Algunas escenas son bastante cutres, viendo los pliegues incluso del disfraz de goma. Lo único que se salva en este terreno es la destrucción de casas y palacios, siendo sorprendentemente magnifica incluso para el espectador de hoy en día.

Había leído en algunos sitios especial mención a escenas en las que animales reales son despedazados para comérselos, pero lo cierto es que son pocas y decepcionantes, nada que no se haya visto ya en el cine con los caballos.

Todo lo contrario de decepcionante es el número de extras. Cuando el productor es el dictador de un país el problema menos importante es el de los extras…aparecen miles y miles, escenas increíbles sin ordenadores ni efectos de cámara. Muy pocas películas pueden presumir de haber permitido un travelling desde arriba recorriendo un gigantesco ejercito real de casi un kilómetro de largo.

La banda sonora me encanta, es una melodía que suena durante casi todo el film y que la verdad no llegó a cansarme en ningún momento pese al abuso que se hace de ella. “Pulgasari” es una película que no llega ni al aprobado, pero los aficionados al Kaiju Eiga la disfrutarán especialmente. ¿Qué importa lo mala o buena que sea cuando estamos hablando de ver Corea del Norte por dentro?

1 comentario:

Squareta dijo...

¿Qué importa lo mala o buena? jaja..en realidad nunca pensaba que iba a ser buena, pero TENIA que ver una pelicula de Corea del Norte.
Y no la hubiera visto de no ser por tu aporte, asi que gracias!!!

Saludos ;)