My Boyfriend is Type-B (2005)


¿Qué tipo tienes tú?
Por Master of Hate

“My Boyfriend is Type-B“es la primera película del director Choi Seok-won que apuesta por hacer una comedia romántica, sencilla, pero divertida, con dos rostros de notable trayectoria en la televisión.

Young-bin (Lee Dong-geon) es un joven bastante prepotente, descarado, que no tiene ningún reparo en dejar a una novia por otra. Lleno de deudas, y con un proyecto en mente en el que nadie se arriesga a invertir. Young-bin conoce por casualidad a Ha-mi (Han Ji-hye) una adorable e ingenua joven que cree que el destino los ha unido. Su relación no es precisamente lo que ella desearía, pero parece determinada a seguir. Mientras tanto su hermana Chae-yeong (Yi Shin) intenta separarlos a toda costa, ya que de acuerdo a ella los hombres que tienen tipo de sangre B son de lo peor.

“My Boyfriend is Type-B“es muy fácil de definir ya que cae dentro del grupo de comedias, directas, simples, entretenidas que no se complican. Por lo mismo, se puede afirmar que tiene los mismos problemas que muchas de las comedias románticas coreanas, pero así mismo todo se puede justificar.

Lo negativo, siempre y cuando se considere así, es lo sencilla y trillada que resulta la trama. Y es que para muchos estas historias ya se han contado tantas veces que resultan cansinas y cada vez saben a menos. Así mismo, los personajes son bastante estereotipados y no falta quienes destaquen este hecho como algo que resta interés a la cinta. Finalmente, esta el hecho de que resulta sumamente predecible y si lo que uno busca es ser sorprendido, posiblemente termine con la cara larga.

Pese a todo lo mencionado, está claro que las comedias de este tipo ya son marca de la casa y muchos no tienen ningún problema con enfrentarse a la historias de siempre, a los estereotipos y a la ausencia del factor sorpresa. La película es eficaz, provee el entretenimiento necesario para pasar los 96 minutos sentados en la butaca.

Personalmente hallo a “My Boyfriend is Type-B“muy divertida, con buenas actuaciones y excelente para pasar el rato. En realidad, en estos casos, prefiero que la cinta sea previsible, pero que el camino hacia lo que “ya sabemos que ocurrirá”, sea ameno y distraiga lo suficiente. Hay varias comedias románticas que intentan transformarse en sendos melodramas a fuerza, y terminan echándose la soga al cuello. En este caso, hay momentos tristes, pero colocados con mucho tacto y moderación.

Una adecuada química entre los protagonistas, buenas actuaciones y la acertada dosis de comedias, son suficientes motivos para ver esta simpática historia. Sólo queda advertir a quienes sean un tanto exigentes, que no esperen demasiado, a veces es ponerse obstáculos para disfrutar de lo que es simple pero está bien hecho.

No hay comentarios: