A Masterpiece in my Life (2000)


Nowhere to...
Por Master of Hate

Kim In-gies (Park Joong-Hoon) es un director de películas eróticas que debido a las circunstancias adversas en las que se halla, ha tenido que sacrificar su sueño de dirigir un film de verdad. In-gies se encuentra con dos viejos colegas, uno de ellos se ha vuelto un importante productor y el otro en un prominente director. Uno decide ayudarlo y le presenta a Kang Yeo-kyeong, (Song Yun-ah) una simpática y dulce escritora, que le ayudará a crear el guión para su película. In-gies empieza con su proyecto, pero también inicia una relación muy especial con Yeo-kyeong, quizás ella sea la inspiración que él necesita para crear esa “obra maestra”.

“A Masterpiece in my Life” es la primer trabajo de Shim Kwang-jin, que a fecha de hoy no ha dado más señales de actividad. Esta comedia romántica tiene una estética muy particular, se ve algo distinta a la mayoría de cintas del género y hasta cierto punto puede recordar a “Art Zoo by the Museum.” A parte de la trama principal, existe otra historia que cobra vida a través de un guión que los protagonistas van escribiendo, cosa que podemos de algún modo llamar “metacine”

Lo que más captura de esta cinta son los protagonistas, cuyas actuaciones son extremadamente atractivas debido a su naturalidad. El guión resulta muy eficaz y se me ocurre destacar una de las escenas iniciales en donde In-gies comenta que el título de la película que dirige en esos momentos es “Nowhere to Fuck”. Resulta especialmente cómico, puesto que es él mismo (Park Joong-Hoon) el protagonista de “Nowhere to Hide”. Son detalles como estos los que añaden un brillo especial, en un ambiente de directores, productores y escritores, en donde hasta veremos un cameo muy gracioso.

A pesar de tener sus momentos de comicidad, la cinta no se perfila únicamente como una comedia romántica, ya que tiene sus giros dramáticos que se acoplan adecuadamente al argumento. La cámara se nota bastante estática en muchas de las tomas, y la música está un poco ausente, pero nada de esto influye negativamente en la percepción correcta de la historia. Resulta interesante además, el uso del sonido ambiental que agrega mucho realismo.

En definitiva, hablamos de un largometraje interesante, cuya estética no se apega tanto a lo que son las cintas coreanas del género. Como consecuencia tenemos una película atractiva con un toque particular, que quizás a muchos les resulte agradable, aunque no descarto la posibilidad de que demasiada sencillez no sea del agrado de algunos. ¿Cómo saberlo? si les gusto “Art Zoo by the Museum” seguro ésta también les gustará.

No hay comentarios: