Spider Forest (2004)


Un juego en la memoria
Por Master of Hate

Song Il-gon ha demostrado su gran capacidad como director, al crear un filme sumamente interesante, tomando como guías primordiales para su proyecto el crimen y el misterio. “Spider Forest” resulta altamente atractiva en varios sentidos, y sale bien librado de odiosas comparaciones con películas que apelan más al terror que a una creatividad verdadera. En este sentido no se puede discutir la calidad de este trabajo.

Con la notable actuación de Kam Woo-seong (“Marriage is a Crazy thing”, “R Point”) como protagonista, la cinta nos arroja a un punto muerto como escenario inicial de las acciones. De esta manera, todo se construye en base a un orden arbitrario de lo que parecieran ser piezas de un cuadro roto. Dos asesinatos constituye la mayor interrogante que se nos presenta como dato clave. Sin embargo, no hay nada que nos indique los pormenores de lo ocurrido. Ante estos acontecimientos, Kang Min pareciera ser más que el simple poseedor de la verdad, pues ciertamente no encaja ni como testigo, ejecutor, o mente, detrás de los crímenes perpetrados.

La tensión y el misterio se construyen, lenta pero solidamente en base a una atmósfera de incertidumbre, y por momentos, el tono pareciera explorar mas el terror psicológico, pero se mantiene dentro de un plan mas cercano al misterio. Kang intenta recrear los hechos previos a los asesinatos, y a su vez, explicar el entorno de algunas situaciones que al principio parecen muy confusas. En un intento de encontrar al posible asesino, Kang se ve en la necesidad de ir al mismo extraño bosque una y otra vez. Cada vez parece acercarse mas a su objetivo, pero las cosas quizás no son tan fáciles de resolver.

La pregunta que nos podemos llegar ha hacer constantemente es: ¿Esto es un sueño, la realidad, la imaginación o simplemente parte de todo? Este juego resulta muy efectivo, pues no tenemos más alternativa que formar nuestras teorías y respuestas en base a las pistas que se nos proveen. El ambiente del bosque es ciertamente tétrico y muy desconcertante.

“Spider Forest” se torna en un interesante juego mental, que exitosamente logra mantener un interés constante e intenso, y cuyo final puede ser tan explicito como desconcertante. Esto es precisamente el único “pero” que algunos pudieran hallarle, pues no tenemos un final contundente o definitivo. Pero, si nos apegamos al filme, veremos que fue sin duda la mejor alternativa.

“Spider Forest” es misterio, crimen, y suspenso, difícilmente decepcionara a quien desee explorar sus fascinantes caminos.

No hay comentarios: