Shinsengumi Chronicles (1963)


Quiero morir como un samurai
Por Fingolfin

Apenas hay datos de este film en ninguna parte y no es demasiado conocida. Sin embargo su director es el incomparable Kenji Misumi, creador de la primera película de “Zatoichi” (para muchos la mejor), y que posteriormente también dirigió las 8º, 12º, 17º y 21º (todas muy bien valoradas dentro de la serie), y por supuesto sin olvidar la saga “Lone Wolf and Cub”, o la trilogía de “Satan´s Sword”.

El Shinsengumi y su historia no es más que un marco y un escenario para que nuestro protagonista Yamazaki encarne lo que debe ser el espíritu y la moral de un samurai. Este deseo es tan importante que le hace unirse a la milicia pese a la oposición de su mujer, que le advierte de la mala fama del grupo. Yamazaki se encarga de funciones de espía y es puesto a prueba en varias ocasiones, demostrando en todas ellas su fuerza de espíritu.

En la historia real del Shinsengumi, un tal Yamazaki cumplía en verdad las funciones de espía por así decirlo. Sin embargo existen determinadas contradicciones en la película destinadas a proporcionarle mayor protagonismo, que quitan fiabilidad a lo representado. Como en casi todas las que tratan de éste tema, se resumen muchos años a una velocidad increíble, y el final elegido me parece el más oportuno para lo que se quería mostrar. La batalla de Ikeda-ya fue el mayor logro de la milicia, y el mayor motivo de orgullo que un samurai patriótico pudo tener en ese momento.

Para la época en la que nos encontramos, donde lo más importante de estos films era conseguir un gran desarrollo de la historia sacrificando un poco las escenas de acción, resulta cuanto menos sorprendente la cantidad de combates y luchas que se dan lugar. Todas ellas por lo general muy bien rodadas, y con un “aceptable” uso de la sangre.

El marco elegido es muy adecuado, ya que los “ronin de Mibu” ofrecen el mayor desarrollo posible para la moral y el espíritu samurai (también fue el lugar elegido en “Gohatto” como contraste entre eso y la homosexualidad). Una película bien rodada, con muchas dosis de acción y siempre manteniendo la elegancia en las coreografías. Recomendable.

Especial Semana de Cine Samurai Clásico (3 de 7)

No hay comentarios: