Christmas in August (1998)


Contra el tiempo y contra el amor
Por Master of Hate

El cine de los 90’s de Corea del Sur sigue brindándome gratas sorpresas, y esto es bueno compartirlo con los demás, ya que quizás algunos puede ignorar el potencial de un cine que deslumbra por sus producciones mas recientes, que de cierta manera, opacan algunos trabajos, que no merecen quedar sin ser tomados en consideración. “Christmas in August” es uno de los sobrevivientes de la década de los noventa mas renombrado, y otra razón mas para tomarse la molestia de indagar un poco en el pasado, y a su vez, contemplar la calidad de varias películas.

El realizador Hur Jin-ho se estreno hace unos años con este gran film, del que sin temor a equivocarme, puedo afirmar, que es uno de las mejores largometrajes de los 90’s que produjo Corea. La trama comprende un relato simple y sencillo, sobre la amistad y el inminente romance que surge entre los protagonistas. Esta aparente típica y tradicional historia, contiene mucho más que un vacío cuento de amor, de hecho, camufla bien y saca a relucir meticulosamente, el aspecto real y doloroso que se maneja tras una fina cortina de pasividad y resignación por las cosas.

Con la inmejorable actuación de Han Suk-kyu (“Shiri”, “Green Fish”) en el papel de Jung-won y Shim Eun-ha (“Art Museum bu the Zoo”) como Da-rim, “Christmas in August” decide prescindir de los estereotipos mas comunes en sus personajes, también se aleja del exagerado melodrama y formulas reconocibles, En su lugar, prefiere la narrativa sencilla, y personajes reales sin obvias pretensiones.

Jung-won sufre de una grave enfermedad que condiciona todo su mundo, y lo sujeta a la resignación y rápido paso de los días. Su tiempo lo trata de compartir con su padre y a la vez vivir lo mas normal posible. En su camino aparece Da-rim una muchacha joven, que poco a poco se interesa en él. Su relación crece de manera lenta y espontánea, pero llega un límite del cual no puede sortear.

Al mismo tiempo que Jung-won vive sus últimos días, parece conocer el amor después de tanto tiempo; su estatismo ante este sentimiento tan evidente, se puede justificar y comprender perfectamente. A pesar de que llegamos a sentir la tristeza en la que vive nuestro protagonista, se puede ver que en ningún momento recurre a buscar la compasión de sus amigos o familiares, simplemente quiere vivir sus últimos días dignamente.

No hay besos, caricias ni abrazos, solo una película, tan sincera como honesta, que conmueve por el carisma de sus actores y el excelente manejo de una historia que se merece ser vista.

No hay comentarios: