Dragon Squad (2005)


Reunidos para la ocasión
Por Fingolfin

Bastante incertidumbre alrededor del último estreno de Daniel Lee. Y es que la frase “del director de Black Mask” no da mucha confianza al espectador (para quien no lo recuerde, es una de las peores películas de Jet Li). Un buen cartel de actores y el gran Sammo Hung estaban en la obligación de mostrarnos lo contrario. Finalmente la evaluación general es bastante aceptable, pero con mucho que reprochar.

Viejas riñas entre los grupos de gansters de Hong Kong provocan una enorme batalla campal en las calles. La policía local se encuentra en una situación de impotencia para poner fin al conflicto, y la solución solo podrá llegar de manos de un grupo de jóvenes agentes que jamás se habían visto.

Lo primero que tengo que decir es que me las he deseado para conseguir reunir una sinopsis para esta película. Y es que hubiera sido mucho mas cómodo dejarlo resumido en “batalla en las calles de Hong Kong”. La película está compuesta 100% de acción, y me cuesta recordar algún fotograma en el que no haya tiroteos o peleas (o ambas cosas).
Se recurre a elementos muy típicos (que ya están presentes en el título con la palabra “Dragón”) como puede ser que cada uno de los miembros del equipo tenga una habilidad especial y una motivación personal. Así también podríamos mencionar el enamoramiento entre la agente y su detenido, o entre los compañeros de trabajo, cuyas únicas funciones son contenidos dramáticos.

Aun me resulta más sorprendente ver calificaciones de cinco estrellas en algunos lugares. La acción es realmente espectacular, unos efectos especiales magníficos, buen sonido y buenas escenas; imposible reprocharle nada en ese aspecto. Pero calificar de cinco estrellas a algo que consiste exclusivamente de acción sería un procedimiento más típico de americanos que aficionados al cine oriental.

Si tuviera que elogiar algo durante todo el film, personalmente sería el uso de las cámaras. En casi todo el mundo son un simple medio para mostrar lo que está sucediendo en escena. En Hong Kong se convierten en una parte más del escenario, y tienen un papel importantísimo de cara a mostrar lo que sucede. Realmente impresionante una de las escenas finales en la que la cámara hace un seguimiento magnifico e incluso asfixiante a Petros, en el que llegamos a sentirnos agobiados en la persecución.

Por último solo espero que el cuerpo de policías de Hong Kong no sea como lo pintan en éstos films. Estoy seguro que no tendrían suficientes habitantes para reponer las bajas después de cada misión. Al margen de la calidad argumental, la película es tremendamente espectacular y entretenida. Muy recomendable.

No hay comentarios: