Shaolin Soccer (2001)


Futbol en estado puro
Por Fingolfin

Una de las películas orientales que han llegado a ser más internacionales. Algunos la vieron por primera vez animados por los comentarios que habían oído o leído, a otros les llegó una frase muy habitual en España: “es como Oliver y Benji, pero con actores de verdad”, y al menos en mi generación, eso son palabras mayores. Casi todos hemos crecido con la mítica serie de TV “Captain Tsubasa”, y la curiosidad que despertaba algo así era enorme.

Sin embargo nos encontramos al final mucho más de lo que esperábamos, y para algunos (me incluyo) fue su primera película subtitulada. Una excelente comedia (de las mejores que he visto nunca), una película magnifica en el aspecto técnico, una estupenda demostración de efectos especiales muy fluidos durante todo el visionado. Toda una maravilla que ha contribuido a la fama de Stephen Chow como “el director de Shaolin Soccer (sin desmerecer por supuesto películas anteriores como “King of Comedy”).

Un chico joven experto en Kung Fu (Stephen Chow) busca constantemente nuevas alternativas para explotar sus habilidades y poder ganarse la vida. Todos sus esfuerzos le llevan siempre a dolorosos fracasos, y siempre arrastra con él a uno de sus hermanos mayores, Cabeza de Hierro (Wong Kai Yue). Por fin, cuando mas deprimido se encuentra, un antiguo jugador de fútbol, ahora en la miseria, se fija en su talento y decide usarlo para el deporte rey. Junto con sus demás hermanos forman un increíble equipo, siendo cada uno un especialista en una habilidad determinada de Shaolin.

Lo primero que hay que decir cuando hablamos de este director, es que no nos presenta una comedia sin más con el único objetivo de hacer reír. Las historias de Stephen Chow son bastante trabajadas y suelen incluir buenas dosis de drama, acción y amor, todo ello puesto al servicio de la comicidad para hacer pasar al espectador un rato divertido.

Como ya he mencionado, es uno de los films orientales que reciben la clasificación de “clásicos”, por lo que no hace falta decir que su visión no es recomendada, si no obligada. Habrá gente que le guste menos, que le guste más, y otros que les haya dejado indiferentes, pero menos de un 1% podrán decir que no les ha gustado.

No hay comentarios: