Yomigaeri (2003)


Adiós con el corazón
Por KeNJi-KuN

Heita es un oficial del ministerio que es enviado al pueblo de Aso para investigar el caso de un niño encontrado cuya madre asegura que es su hijo perdido. Esto no supondría ningún problema si no fuese porque el suceso acaeció hace más de 50 años. A Heita no se le ha llamado en vano; las pruebas realizadas en el ADN del niño coinciden con el del desparecido. Heita, natural de la población, decidirá visitar a las amistades que abandonó en el lugar cuando se marchó a Tokyo. Entre ellas, Aoi, una joven viuda por la que siempre ha sentido algo. Pronto empezarán a reproducirse nuevos casos.

Este es el prometedor arranque de “Yomigaeri”, dirigida por Akihiko Shiotta, director de la reciente “Kanaria”, con la cual no guarda parecido alguno, es más, cuesta creer que sean del mismo director. “Yomigaeri” se acoge a unas formas mas comerciales. Destaca su banda sonora omnipresente y de calidad fuera de toda duda, y sobre todo por lo bien contada y tratada que está su historia. Una fenomenal mezcla de drama/comedia/romance/fantasía basada en un best seller japonés a cargo de Shinjio Kanjio (afamado y galardonado escritor de ciencia ficción), avalada por un éxito de taquilla increíble y que mantiene inmóvil al espectador en su asiento durante todo el metraje.

Akihiko Shiotta no recurre al desconcierto, y aunque “Yomigaeri” sea una película sentimentaloide y ñoña, hace gala de tal franqueza y transparencia que nos hará sentir esas sensaciones mágicas como las que transmiten las películas del Estudio Ghibli. El guión se desarrolla y se resuelve con una soltura envidiable, más si tenemos en cuenta la cantidad de personajes e historias paralelas y secundarias que transcurren. Los efectos especiales son más que correctos. El nivel de las interpretaciones concuerda con el del resto de los aspectos del film, destacando a Tsuyoshi Kusanaki, Yoko Takeuchi, Sho Aikawa (en un papel insólito en él), y Kou Shibasaki.

Quizás la única pega que se le puede poner al film se produce cerca de su desenlace en el concierto de la cantante Rui (Kou Shibasaki), en el que posiblemente se centra demasiado la atención, haciendo que casi se convierta en un videoclip completo. Por el contrario los admiradores de la cantante disfrutarán de lo lindo. Sea cual sea el caso no resta ni una pizca de calidad a la película, la cual se guarda en la manga hasta 3 sorpresas en forma de giros argumentales y un final muy acertado con moraleja incluida.

No hay comentarios: