The Big Scene (2005)


Entre asesinos, exorcistas y productores de tv
Por Master of Hate

Esta película despertó mucho interés en mí, principalmente por contar con un par de actores de gran calibre en el cine coreano, es el caso de, Shin Ha-kyun (“Sympathy for Mr Vengeance”, “Save the Grren Planet”, “JSA”) y Cha Seung-won (“Blood Rain”, “Libera me”). Sumado a todo esto, una sinopsis que hacia sospechar que nos encontramos ante una producción de muchos quilates. Finalmente, puedo decir que a pesar de haber sido esta una experiencia agradable, la nota final es un tanto baja.

Los primeros minutos del film son increíblemente prometedores, por momentos pensé encontrarme ante uno de los grandes thrillers de los últimos tiempos. De entrada nos hallamos en la escena del crimen, en la que una mujer ha sido asesinada. Los hechos registrados en las horas posteriores, son como piezas de un rompecabezas que se va armando, pero que siguen siendo poco claros. Un grupo de fiscales intenta desvelar al culpable, pero parece una tarea imposible. Es aquí donde, a mi juicio, se pierde un poco de la consistencia y la espectacularidad de los primeros minutos.

El crimen y todo el camino hacia su esclarecimiento, es expuesto por una estación televisiva, a manera de un show en vivo. La idea no parece mala, pero no funciona ni a manera de crítica hacia los medios sensacionalistas, ni tampoco añade algo significativo al contenido en general.

Más adelante se incorpora algo de humor, un tanto al estilo de “Guns & Talks”. Los giros que ocurren hacia el desenlace son algo predecibles, pero el final logra atar todos los cabos sueltos de manera satisfactoria y convincente, en otras palabras, podemos decir que el director ha hecho bien los deberes y que se le debe aprobar, no obstante, me he quedado con la impresión de que no se le saco todo el jugo a esta cinta.

La actuación de Shin Ha-kyun me ha parecido especialmente buena, pero lamentablemente en la segunda mitad de la película su papel pierde demasiado protagonismo (ya verán porque). Se da paso a otro tipo de suspenso, muy distinto al de la primera parte; se incorporan otros personajes, incluso, se empiezan a buscar explicaciones sobrenaturales, que ayuden a resolver el caso. Sin duda una salida muy perspicaz, pero algo alejada de lo que me esperaba.

En general, se podría decir que el balance es positivo porque en realidad no es una mala película, tiene sus altos y sus bajos, eso si, no me han quedado muchas ganas de volverla a ver (y esto es una opinión muy mía). Aún no habiendo quedado del todo conforme, puedo decir que quienes disfrutaron con “Gungs & Talks” pueden sentirse muy atraídos por “The Big Scene”.

No hay comentarios: