The Isle (2000)


El, ella, una isla
Por Master of Hate

No voy a andarme por las ramas ya que nada me impide decir lo que voy a decir a continuación: "The Isle" es una obra maestra del cine mundial, cuyo nombre alternativo seria "perfección”.

Ahora que he dejado claro el estatus de este largometraje (favorito entre favoritos) puedo proceder con la reseña de la misma. “The Isle” sólo puede haber sido creada por un visionario como Kim Ki-duk, que vaticina, a mi criterio, el futuro del cine. En esta ocasión, quizás más que nunca, se vuelve imposible precisar un significado exacto sobre lo que encontramos en este film, pues si bien visualmente es rico y lleno de detalles, su contenido se torna elegante, complejo e indescifrable al mismo tiempo.

Esta película contiene elementos reconocibles, sobretodo en películas posteriores como es el caso de “Spring, Summer, Fall, Winter… and Spring” y “The Bow” con las que tiene en común el desarrollo de las acciones, que en gran parte toman lugar en lugares aislados. Así mismo vemos la característica ausencia de diálogos, el apoyo en el efecto visual de las imágenes, la dependencia en los simbolismos y el papel preponderante de la música.

“The Isle” explora la vida de un hombre y una mujer desde un punto de vista muy particular; la relación que desarrollan parece estar basada más en el dolor y el miedo a la soledad, pero al mismo tiempo parece depender únicamente de necesidades individuales y deseos egoístas. En realidad, ambos parecen tener un perfil complejo, que parece haber sido forjado por un pasado que se hace imposible de ignorar.

La acción toma parte en un área lejana y poco concurrida en las afueras de la ciudad. Jee-Jin (Suh Jung) lleva un negocio de cabañas flotantes para pescadores, a parte de esto, Jee-Jin les ofrece otro tipo de favores durante la noche. La llegada de un ex-policía (Hyun-Shik) que acaba de cometer un crimen, altera dramáticamente su estado, ya que se siente atraída por él. El pasado de ambos parece haber sido el detonante para que se hallen heridos y sumamente perturbados. La relación más que ayudarles parece herirles, pero se ve inevitable que terminen juntos.

Es posible que este largometraje provoque múltiples reacciones, y es que el contenido visual va más allá de ser simple belleza estética. Hay escenas muy explicitas, bastante polémicas hasta cierto punto. Indiscutiblemente nos encontramos ante una película ambiciosa, con todos los elementos que se manejan habitualmente en los sub-mundos creador por Kim ki-duk. Pese a que para el final, la historia resulta coherente e incluso parece satisfacer los deseos del público, en un giro acrobático nos encontramos ante la parte más interesante y confusa de todas, no puedo negar que es más de lo que me esperaba: un final sublime y mágico.

La isla es sin duda alguna la mezcla perfecta entre la belleza y la violencia, entre el amor y el odio y muchos otros polos opuestos que se funden en la pacividad de una apacible isla. Todo juega a favor del contraste, que nos permite ver la esencia más pura de los sentimientos del ser humano llevados a un extremo incontenible.

No quiero extenderme innecesariamente, ya que esta cinta, como muchas obras del director Kim, darian lugar a la escritura de libros completos para analizar su contenido. Considero que el visionado de esta majestuosa obra difícilmente se debe limitar por debajo de las 3 veces para poder apreciar todo su esplendor.

"The Isle" no intenta convencernos de nada, simplemente, nos invita a darle un significado único y distinto usando algo más que pura imaginación.

No hay comentarios: