Fist of Legend (1994)


Un hombre contra un imperio
Por Fingolfin

Nos remontamos hasta 1994 para encontrar la única película de Jet Li que verdaderamente puede considerarse como “buena” tanto en sus escenas de acción como en la calidad argumental.

“Fist of Legend” (desafortunadamente traducida en España como “Jet Li es el Mejor Luchador”) está ambientada en el histórico conflicto entre China y Japon, y 20 años despúes de que Bruce Lee actuara en "Furia Oriental", se retoman las aventuras de éste heroe popular. Como casi todas las películas del genero, la muerte de su maestro será el motivo que mueva a Zhen Chen (Jet Li) durante todo el film. Con diversas excusas (esta vez muy pocas son simples y carentes de sentido) se suceden los combates con las que personalmente considero son las mejores coreografías que ha hecho el actor en toda su carrera (y he visto 29 de sus 31 apariciones).

Los elogios más importantes son los referidos a las peleas que podríamos definir de “uno-contra-muchos”. Habitualmente el fallo mas común es el de dejar la mitad de los luchadores como meros espectadores y centrarse en grupos de dos o a lo sumo tres. En “Fist of Legend” el manejo de estas situaciones es excepcional, pero lo mas llamativo es la sorprendente reunión de actores de primer nivel para protagonizar duelos difícilmente repetibles y donde no encuentro palabras para comentarlos. Para aquellos que ya han visto “Tom Yum Goong”, se darán cuenta de que la escena en que Tony Jaa rompe multitud de articulaciones a sus enemigos de diversas formas, tiene una enorme similitud con la primera de ésta película (solo que 11 años antes y un estilo diferente).

Saliendo ahora un poco de la tónica de la acción, que cubre el 75-80 % de metraje, vemos una poco explotada relación de amor entre Chen (Chino) y Mitsuko (Japonesa), que aparte de ser utilizado como elemento conflictivo, es un buen ejemplo de relación imposible entre dos países enfrentados.

La trama está bastante lograda (a años luz de las modernas “Ong-Bak”, “Born to Fight”, o la ya mencionada “Tom Yum Goong”, de la industria Tailandesa), y no da posibilidad de aburrimiento al espectador.
Para concluir diremos que es imprescindible para los amantes de las artes marciales, y “solo” recomendada para los menos habituales del género. Ideal para abrir al espectador de mente cerrada a otros campos.

No hay comentarios: