The Bow (2005)


Tiempo para meditar
Por Master of Hate

Es un buen momento para los amantes de la poesía visual y el surrealismo. La película número 12 de Kim Ki-duk ya esta aquí. La sinopsis anunciada despertó mucho interés y hacia suponer que se venia algo realmente especial. El resultado quizás no sea precisamente el que me hubiera imaginado, aunque pensar que existen reglas a la hora de ver una película de Kim Ki-duk realmente no es algo que tenga mucho sentido. “The Bow” contiene magia nueva y trucos viejos, la mayoría de elementos usados nos serán bastante familiares, mas no así, desagradables, pero al fin de cuentas me aventuro a decir que muchos deseamos que todo esto se siga manteniendo.

La sinopsis es más o menos la siguiente: En un barco, en medio del mar, un hombre de 60 años ha estado criando una jovencita desde que ésta era muy pequeña. La intención del anciano es la de casarse con ella cuando cumpla los 17, y la fecha elegida se acerca. El plan se ve interrumpido ante la aparición de un joven estudiante que llega junto a otros pescadores, el visitante despertará el interés de la muchacha que tiene la oportunidad de elegir un nuevo rumbo.

“The Bow” es una gran película, pero algo que me ha quedado muy claro es que no ha superado todas mis expectativas. La perfección alcanzada por Kim ki-duk en cuanto a al trato visual que sabe dar a sus películas es palpable, aquí lo vuelve ha hacer. Semejante en estilo a cintas como "3-Iron" o "Spring, Summer, Fall, Winter and Spring...", "The Bow" simplifica un tanto más su mundo y el perfil de los personajes. El reducido espacio puede jugar un poco en contra, pero es mejor tomarlo como parte del diagrama en donde Kim ha querido poner a sus personajes esta vez.

Los protagonistas nuevamente permanecen en silencio, ocasionalmente se les ve susurrar cosas al oído de alguien, pero no es posible oír nada. Esto es algo que no debe ya sorprender, pues lo viene haciendo desde hace mucho (me hubiese sorprendido que en esta ocasión hablen). Los diálogos que se dan, ocurren entre personajes secundarios, que obviamente aquí representan otro mundo muy distinto. En cuando a la situación que se plantea, ésta, desde el principio, choca todo contra un muro, debido a que a diferencia de otros filmes, esta relación más allá de verse difícil, se ve hasta cierto punto indeseable.

Las preguntas ha hacerse son varias. ¿Que ha querido decir Kim esta vez? Como siempre las respuestas vendrán de todas direcciones con su propia interpretación. Tomándolo por el lado sencillo, intentaríamos hablar de que tipo de relación tiene el anciano con la joven. Es fácil sacar en claro que no es amor del convencional, ni tampoco el amor doloroso, o el amor "masoquista" que se ha visto en otras películas del director. Pero de todos modos pienso en que aquí lo que más puede importar es la felicidad de la niña. Allí es por donde más fácil se puede tomar la cinta. Entonces ¿Que necesita ella para ser feliz? de hecho al principio ya se le ve bastante feliz, aunque claro, dentro de un mundo muy limitado.

Algo que resulta evidente es que, el final (y vaya final) quizás dista del que pudo ser en realidad. Lo explico. De no interponerse el joven y salir todo como estaba previsto ¿hubiese ocurrido lo mismo? ¿hubiese acaso quedado la joven abandonada por su cuenta? Sobretodo después de haber visto como algunos pescadores la asedian como lobos, es obvio que no, o al menos no seria lógico pensarlo así desde el punto de vista del anciano.

No es posible extenderse demasiado así que dejando la trama de lado, hay otros detalles a tomar en consideración como las actuaciones. Se me ocurre que en esta ocasión no trasmiten tanto como en otras películas de Kim. Los personajes no tienen nombre, pero el papel de la joven es interpretado por Han Yeo-reum a quien ya se vio en "Samaria", en tanto que el papel del anciano lo interpreta Jeon Seong-hwang (Ogu). La música sigue con su papel protagónico; es sumamente bella y nostálgica, aunque se echa de menos algo de variedad.

La cinta esta llena de simbolismos y hay que prestar sumo cuidado para captarlos. En el caso del arco, aquí además de ser un instrumento de defensa, también se usa como instrumento musical, de todos modos su importancia no me pareció tan trascendental. El final si bien ha sido imprevisible, no encaja del todo. El juego de la ambigüedad no siempre es divertido, sobretodo cuando se juega entre límites, y al decir esto me refiero al desenlace, ya que considero que posiblemente se intento complacer a todos y a nadie a la vez.

Infinidad de cosas se podrán decir sobre “The Bow”. Quizás que Kim ha dejado la crudeza y ha optado por un estilo mas sutil; que quizás se ha ido acoplando a un cine menos agresivo. Creo que a estas alturas se puede distinguir claramente que pese a no haber un cambio estilístico real, si hay una predisposición a dejar de lado ese cien mas crudo, característico de trabajos anteriores, lo cual no considero perjudicial, a menos que todo termine en una extrema simplificación de ideas. De todos modos, no hay que descartar la posibilidad de que más adelante nos veamos sorprendidos por lo nuevo que nos pueda ofrecer este gran director.

En definitiva, pienso que esta cinta nos demuestra que Kim se halla en buena forma y ha cumplido con su público, pero esta vez no ha sorprendido tanto. "The Bow" resulta una película digna de Kim Ki-duk, pero personalmente no la califico dentro de las mejores que llevan su firma. Aún así es razonable pensar que su propia filmografía termina siendo una especie de carga que le pone las cosas un tanto más difíciles.

4 comentarios:

Maru dijo...

Esta película me gustó un poco más que "Iron-3", quizás sea porque me llamó más la atención la relación que había entre la chica y el anciano,y a juzgar por las vivencias de cada uno se me hizo más fácil comprender la situación. Un argumento muy simple en donde los comportamientos de los personajes encajan muy bien.

Passeportout dijo...

Yo también aprecié más esta pelicula que "Iron-3". Las dos reflejan un interés por lo espiritual, en donde las palabras no caben porque envilecen lo que se siente. Sin embargo "The Bow" supera la anterior en belleza visual (a mi parecer, claro está).

Es gracioso como los personajes secundarios siempre reflejan una existencia, aunque minuciosa, vacía. Ellos viven exactos, predecibles. Los protagonistas, en cambio, son marcados por una gran ambiguedad. Me parece que Kim batalla precisamente contra eso:la superficialidad y lo patético de la vida del hombre moderno. Bello modo de ser misantrópico.

Paulina dijo...

Primero que nada tengo que agradecer a la persona que me introdujo a este gran director. Kim Ki-duk tiene una gran visión, y no tiene miedo de explorar temas taboo, y no lo hace por "shock value" sino por amor al arte.

"The Bow" se ha ganado un puesto entre mis películas favoritas, ya que es tremendamente profunda y llena de simbolismo. me facina las emociones que el fue capas de transferir a través de tan pocos recursos.

A pesar de ser una muy buena película, no creo que sea una para gente con gustos por películas rápidas o que no son abiertas de mente. Creo que seria una película aburrida o muy controversial.

Fue un gusto verla de principio a fin (me hiso llorar!!)

fotomiradas dijo...

Preciosa pelicula, yo diria al nivel de Hierro 3 o por encima de otras como la isla , primavera verano, badguy.... pero para mi gusto me sigo quedando con Samaritan Girl.

Es la tercera vez que la he visto y cada vez le descubro nuevos matices, esta vez curiosee la entrevisa al director y la actriz y algo mas aprendi :-)

Ando buscando la caratula, pero no la localizo, si podrias echarme una mano...