Suicide Club (2002)


A la 1, 2, 3…
Por KeNJi-KuN

26 de Mayo. Estación de Shinjuku, Japón. 54 niñas pertenecientes a 18 distintas escuelas se reúnen para esperar el tren. Cuando la megafonía avisa de su llegada se cogen de la mano y a la cuenta de 3 se abalanzan sobre las vías provocando una gran explosión de sangre que inunda todo a su paso. Alguien deja un bolso blanco. El contenido es el siguiente: una cinta enrollada, hecha con 200 pedazos de piel humana, cada uno perteneciente a una persona distinta en la escena. Así es la escena con la que abre el film.

A partir de ahí seremos testigos de distintos excesos, nuevas olas de suicidios, la investigación policial, un grupo de pop infantil que actúa por todas partes… Suicide Club pertenece a esa categoría “especial” que abarca films como “Battle Royale” o “Audition”. Su director Sion Sono (anteriormente director de videoclips y cine porno-gay) juega al despiste llegando a desconcertar (o no) a su fin. Unos verán una crítica o una sátira hacia un tema tan de actualidad desde hace décadas en Japón como es el suicidio, otros verán una gran tomadura de pelo, otros verán plasmada la visión de una sociedad que ha perdido la conexión consigo misma…

Correctamente interpretada por dos de los actores más famosos de Japón: Ryo Ishibashi y Masatoshi Nagase, cuyas interpretaciones dan la talla sin ser nada memorable. Permaneceremos pegados a la butaca gracias a los excesos que comentaba y también al suspenso y buen ritmo creados por meritos propios del director. La nota “exótica” la pone el cantante Rolly (el Marilyn Manson de Japón) que interpreta al excéntrico y masoquista Génesis. A pesar del aparente bajo presupuesto con el que está realizada, técnicamente la película resulta solvente y correcta, así como sus efectos especiales. Destacar la banda sonora con música del antes citado grupo infantil de J-Pop (“Desert”), un “pegadizo” tema interpretado por Rolly, y una bonita partitura que ambienta los pasajes dramáticos del film.

Ahondando en el desenlace de la película, los menos avispados no podrán creer lo que ocurre cuando vean aparecer los primeros créditos finales en pantalla. El final será demasiado abierto para algunos y otros se contentaran con las pistas que se ofrecen a lo largo de la cinta que en realidad no tienen respuesta. A mí personalmente la película y su final no me desagradaron en absoluto.

3 comentarios:

dawzen7 dijo...

La pelicula es impresionante aunque no me gustò mucho como termina ...

gonzo dijo...

la pelicula es realmente impresionante por el tema tratado, no se si este basado en una historia real pero me da la impresion que podria ser la historia de cualquier chico o chica de cualquier pais, tiene el estilo del director de taqueshi miike por lo grotesco, la actuacion del cantante rolly que parece extraido de un maga por la escena en donde se sienta en la silla y despues pide un martillo para areglarla y se vuelve a sentar otra vez, por la razon de los suicidios le quisieron dar un aire de misterio parecido a la pelicula española la secta.

Squareta dijo...

Pues yo tambien lei por un lado que estaba basado en una historia real, pero como lo lei solo en ese lugar no me ha terminado de convencer. Y si te gusto la pelicula echale un vistazo a "Dinner Table", que ahonda mas en el tema. Saludos