Marriage is a Crazy Thing (2002)


I’m Crazy
Por Master of Hate

Del director de “Once Upon a Time in High School” que a mi parecer fue una de las mejores películas del 2004, tenemos el largometraje “Marriage is a Crazy Thing” que se estreno en el 2002, obteniendo buenas criticas y notable recaudación. Ha Yu parece saber siempre lo que hace, demostrando un control y dominio abrumador sobre contenido de sus películas; ciertamente ese es el trabajo de un buen director, pero no siempre el resultado es tan satisfactorio. Este ingenioso director (y poeta) es capaz de moldear, mutar, fusionar géneros y personajes. He aquí la prueba más veraz y contundente de su notable guante de seda en la dirección.

Que no nos engañe el título, esto no es una comedia, es un drama con letras mayúsculas. La idea que nos plantea Ha Yu esta algo camuflada, pero esto es exactamente lo que consigue calar hondo en el espectador, ya que nos orilla a darle mente luego de su visionado.

La narración se da bajo la perspectiva de Jun-young (Kam Woo-seong) quien de entrada se muestra como un ser de hierro, frió, calculador, practico y hasta cierto punto honesto en sus intenciones. Un amigo de Jun-young, le arregla una cita a ciegas con Yeon-hee (Eom Jeong-hwa). Esta cita es poco prometedora, ambos se muestran apáticos y poco entusiasmados; hablando de tópicos triviales y sin profundidad. Pero para que ir con una mascara de frente, si la diversión de verdad esta en una noche de sexo y pasión. Todo empieza como un juego, Jun-young no cree en el matrimonio, o al menos parece estar totalmente convencido de que no es lo suyo. Yeon-hee se ve desalentada por esta actitud, pero decide seguir su espera.

Jun-young tiene las cosas claras y sabe que su relación con Yeon-hee es meramente carnal, no cambia su parecer, e incluso la alienta a casarse con alguien que le brinde la estabilidad económica que el jamás le podría ofrecer. Efectivamente, Yeon-hee se casa con un prestigioso y solvente doctor y parece que sus días de pasión han terminado, pero desde ese primer encuentro hasta el día del adiós, algo discurre en el camino.

Es sumamente complicado tratar de explicar y desvelar todas cosas que se ocultan en esta película, principalmente porque el lento, constante, y silencioso cambio emocional de personajes tiene una gran relevancia, son ellos el foco de atención primario en todo momento, y pese a esto, es difícil percibir los cambios tan evidentes que sufren hacia el final. En el caso de Yeon-hee, más que un cambio, podemos hablar de su adaptación a las circunstancias, y por parte de Jun-young, el conflicto entre su miserable realidad y su resquebrajada filosofía.

Las actuaciones, fotografía, música y todo lo que quieran agregarle a la lista, es de primera. Sin duda Ha Yu es un cineasta que hay que tener muy en cuenta, sus películas son un visionado obligado para el amante del cine de calidad.

No hay comentarios: