St. Johns Wort (2001)


Todo por un Video Game
Por Conri

Una historia más de las tantas de terror que he visto, pero ésta sobresale un poco de entre las demás. Probablemente sea su trama la que es diferente en la manera que se desarrolla, resulta más fluida y en ningún momento deja de atraparte, y aunque en muchas de las escenas se tornan evidentes, el desenlace termina siendo totalmente inesperado.

Un grupo de jóvenes está envuelto en la creación de un video game de rol, el diseño se les complica cuando tienen que idear la casa macabra donde se va a desarrollar el juego, pero por suerte Nami (Megumi Okina) tiene una casa de ese estilo que se encuentra desabitada.
Ella viaja con su novio Kohei (Yoichiro Saito) a su antigua vivienda. Durante el trayecto, Nami le cuenta el porqué de su miedo de volver: sus sueños la asustan. Un cuarto oscuro con una escalera que va directamente hacia él, un cuadro y una niña pequeña la están esperando en la cima, pero siempre en ese preciso momento se despierta.

Ellos toman las muestras de la casa y en el momento que intentan retirarse, una inmensa lluvia empieza a caer, la tormenta es tal que un árbol se derrumba y su vehiculo queda totalmente destruido, su destino es pasar la noche en aquella casa. ¿Podrá Nami enfrentar su miedo y averiguar que es lo que se oculta en aquel cuarto?.

Dirigida por Shimoyama Ten y escrita por Shukei Nagasaka y Goro Nakajima, este film nos cuenta una pequeña historia en la que, a medida que pasa el tiempo, nos vamos dando cuenta que puede desencadenar un complejo y gran problema.

Si hay algo que se destaca de esta película es el excelente manejo de cámaras, planos muy jugados, originales y precisos que nos dan otra perspectiva y nos muestran que una película de terror al mismo tiempo de asustarnos puede ser bastante creativa.

1 comentario:

gonzo dijo...

a mi gusto es una pelicula poco original ya que mezcla elementos de otras peliculas como la bruja de blair, el despertar del diablo,lo rescatable son los manejos del color, pareciera una pelicula al estilo de dario argento, el final no me gusto, le falto fuerza