Die Bad (2000)


Venganza en 4 partes
Por Master of Hate

“Die Bad” es la Opera prima de Ryu Seung-wan conocido por películas como “Arahan” y “Crying Fist”. “Die Bad” dista mucho de estas últimas, es mas, en ningún momento hallaremos rasgos de un film con intenciones comerciales, pues se nota el bajo presupuesto y varios detalles poco pulidos. El esquema usado por Ryu divide al film en 4 partes con un hilo conductor que mantiene todas las historias dentro de un concepto similar y homogéneo.

“Die Dad” empieza con el segmento titulado “Rumble” que se enfoca en el conflicto provocado por un grupo de estudiantes de 2 especialidades. El saldo de este enfrentamiento es trágico, finalizando en un asesinato no intencional que pone tras las rejas a Sung-bin (Park Sung-bin), victima de las circunstancias y de la necedad de su amigo Suk-Hwan (papel interpretado por el director) quien fue en parte el causante del fatal hecho.

El segundo segmento sigue la suerte de Sung-bin al salir de prisión, luego de pagar su condena. Bajo el titulo de “Nightmare”, vemos la lucha del ex-convicto por reincorporarse a la sociedad, mientras los recuerdos del asesinato le acosan. Suk-Hwan le da la espalda, y un oficial de la policía le tiene en la mira, sin embargo, luego de salvar la vida del presidente Kim (entiéndase que se trata de un mafioso), tiene la opción de a entrar directamente a formar parte del grupo.

El tercer corte es “Modern Man” que tiene un aire a documental, con entrevistas al presidente Kim y a Suk-hwan ahora convertido en policía. Cada uno habla sin máscaras con respecto a su trabajo y al papel que tienen dentro de la sociedad, estas declaraciones se intercala con una tenaz lucha que ocurre entre ellos.

El cierre viene con “Die Dad”, el segmento mas largo, que presenta a Sung-bin como el nuevo cabecilla de la mafia, y a Yoo Sang-hwan hermano de Suk-hwan (también son hermanos en la vida real) que quiere dejar la escuela para ser uno de los hombres de Sung-bin. Este por su parte, ve su oportunidad para cobrar venganza reclutando a Yoo Sang-hwan.

Es difícil valorar esta cinta bajo los conceptos más usuales del cine de entretenimiento. Si bien es cierto “Die bad” básicamente es una película que gira entorno a mafias y venganzas, tiene un poco de humor escondido, sobretodo en los diálogos, que casi son una sátira, denuncia y critica de muchas cosas que ocurren en la sociedad. Hay varios detalles, que pueden pasar desapercibidos, por ejemplo, en el primer segmento tenemos al dueño del edificio que da su opinión sobre la juventud y la decadencia de la misma, además insta a tomar medidas con respecto a este problema. Esos comentarios se intercalan con los hechos que se suscitan en “Rumble” como una confirmación de lo que se trata de denunciar. Algo similar ocurre en “Modern Man”. Por su parte el segmento “Die Bad” (rodado en blanco y negro) es algo más profundo y entretenido, al menos así fue para mí. “Nightmare” confronta a la familia y deja ver la desintegración que sufre su núcleo por culpa del padre.

Como conclusión podemos decir que tenemos entre manos un largometraje ingenioso con una estética y conceptos interesantes, no obstante, no está concebido para un sector de público muy amplio. “Die Bad” viene a ser algo más cercano al cine de autor; una cinta de bajo presupuesto que proporciona una trama interesante, una buena cantidad de acción, y actuaciones de buen nivel, todo esto en un formato poco convencional y ambiguo, que seguramente será el deleite de los amantes de este tipo de películas.

No hay comentarios: