Marebito (2004)


El Hueco de La Tierra
Por KeNJi-KuN

Masuoka es un cámara que vive obsesionado por el miedo; pero no el suyo si no el que recoge con su objetivo en la cara de otros. La ultima, la de un hombre que se suicida clavándose un puñal en el ojo. Es tanta su ansia que se dedicará a buscar aquello que tanto aterrorizó a aquel hombre. Y lo encontrará en el subsuelo de la ciudad de Tokyo donde descubrirá un extraño mundo subterráneo.

Hablamos del más reciente film de Takashi Shimizu, conocido por todos por la saga “Ju-on”. Puntualizar que nos encontramos ante un film de bajo presupuesto, rodado en un plazo de 4 días con cámara digital y un estilo que lo aparenta más precario de lo que en realidad es. Está protagonizada por el director de películas como “Tetsuo” o “Vital”: Shinya Tsukamoto, al que Shimizu intenta emular en la dirección, cosa que desde luego no se aprende en 4 días.

El argumento a priori se muestra interesante. En la primera mitad del metraje se despierta un cierto interés, gracias al misterio y tensión que provocan muchas de sus imágenes, algunas rodadas en tono semi-documental, no obstante la obra muestra su punto culminante en los desplazamientos del protagonista a través del mundo subterráneo de Tokyo, pero a partir de su “descubrimiento” va perdiendo fuelle hasta llegar a un final que podría haber sido bastante más afortunado.

El reparto lo conforman Shinya Tsukamoto, Tomomi Miyashita, Kazuhiro Nakahara y Shun Sugata, sin que destaquen ni sean reseñables ninguna de sus interpretaciones. La humildad del film queda patente en la fotografía y en los fondos digitales en la “zona descubierta” del mundo subterráneo; por el contrario el apuñalamiento del ojo está bastante conseguido. Los únicos sonidos que podemos adivinar como música los conforma un piano rudo y seco que rompe un poco la monotonía de los ruidos y atmósferas, pero que poco o nada aporta al conjunto.

“Marebito” es una película que nunca debió haber sido más que un corto. Un intento fallido de Takashi Shimizu por alejarse de su asociación a “Ju-on”. Solamente recomendable para los fans de Shimizu y aquellos que quieran ver a Tsukamoto en pantalla. Aunque a pesar de todo cuenta con algunos momentos interesantes es un film más digno de olvidar que de mirar.

1 comentario:

Squareta dijo...

Tienes razon KeNJi, después del descubrimiento la peli decae notablemente.
Sin embargo "tiene un algo" que me enganchó. No podría decir que es buena (porque no lo es) pero aun asi me gusto.
Es mi simple opinión...Saludos ;)