Chungking Express (1994)


Seres perdidos en busca de amor
Por Casandra

¿Quién, después de ver esta película, no recordará las decenas de latas de ananá en conserva? “Chungking Express” es una de esas películas que puede ser vista muchas veces, y aún cuando ya conozcamos el desenlace, se la disfruta como la primera vez. Esto ocurre porque ofrece una reflexión sobre temas como el amor y el tiempo. La relación entre estos temas es el eje central que permite unir las dos historias que narra el film. Por un lado, la del policía 233 (Takeshi Kaneshiro) que ansía comenzar una nueva historia de amor; por otro, la del policía 633 (Tony Leung), abandonado por su mujer y acechado por su recuerdo, hasta que la aparición de una camarera de un local de comida rápida, le cambia la vida.

Filmada en gran parte en exteriores durante la noche, las historias se construyen por medio de la profusión de elipsis, del uso de la cámara en mano y de la utilización del smudge. Este último procedimiento fue desarrollado por el director de fotografía del film, Christopher Doyle, para incorporar el movimiento y crear un efecto de luz que permite dejar de lado la nitidez habitual de la imagen cinematográfica. Al mismo tiempo, coincide con el sentimiento de incertidumbre que predomina en los personajes, haciendo que todo lo que veamos, se vuelva incierto, poco claro. La velocidad que este procedimiento imprime en la imagen, permite a su vez el tratamiento del tiempo desde el aspecto plástico. La fugacidad del encuentro casual entre 233 y una traficante de drogas (Brigitte Lin) en la secuencia inicial, adelanta la idea que Wong Kar – Wai sostiene en sus films sobre la naturaleza arbitraria del amor.

La música de Frankie Chan y Roel A. Garcia acompaña la narración, y canciones como “California Dreaming”, de The Mamas & the Papas, caracterizan a algunos personajes, especialmente al interpretado por Faye Wong.

Los cuatro actores que encarnan los personajes principales ofrecen excelentes trabajos, aunque se destacan Tony Leung Chiu – Wai como el deprimido y apático 633, y Faye Wong, que desde la casi invariabilidad del gesto facial logra comicidad y produce deleite.En “Chungking Express” todo encaja perfectamente, gracias a la concepción integral de narración y puesta en escena que ya es sello personal de Wong Kar – Wai. Es un film imperdible, divertido e interesante como pocos.

No hay comentarios: