Neighbour No. 13 (2005)


Vientos de venganza
Por Squareta

Es difícil comentar esta película sin pasar a decir algún detalle comprometedor. Por otra parte, reducirla a la palabra venganza sería demasiado básico.

Esta obra está dirigida por Yasuo Inoue, quien aunque da su primer asomo en los largometrajes ya había tenido bastante experiencia como director de anuncios publicitarios y está basada en el manga homónimo que apareció en 1993 y que fue creado por Santa Inocue. Después de una larga espera se dio el permiso para su adaptación a la pantalla grande, pero su estreno se retrasó aun más, debido a que muchos festivales se negaron a mostrarla por su excesiva violencia.

Pero vayamos por partes, para los que no han leído el manga, les resultará primordial saber de qué va la película. Pues se trata de un muchacho, Juzo (Shun Oguri), que recibió muchos maltratos en su niñez por una banda liderada por Toru Akai. Durante 10 años, Juzo ha guardado deseos de venganza que residen en su otro yo, “Rinjin 13-gô” (“El vecino No. 13”). Para la suerte de Juzo, Akai junto con su esposa e hijo se mudan hacia el mismo bloque donde vive él. Por otro lado, Akai es incapaz de reconocer a Juzo, lo que le dará aún más posibilidades a Rinjin 13-gô para vengarse.

Tras un alucinante comienzo, en el que se entrecruzan unos efectivos flash-backs junto con algunas escenas abstractas que destacan por el manejo de los colores, se nos presenta una historia bastante sencilla, tal como es la vida del protagonista. De hecho, no sabemos exactamente qué es lo que va a hacer Juzo hasta casi la mitad del film, cosa que se agradece puesto que así llegaremos hacia un sorpresivo final.

La idea no tiene nada de original pero el resultado sí lo es. Como ejemplo de ello tenemos unos pequeños toques de humor muy extraños y la singularidad de todos los personajes. También hay que destacar la gran calidad de la película en lo visual y en lo musical, especialmente en las escenas “del interior de Juzo”.

Lamentablemente, era de esperarse que la demora de su estreno, junto con el cameo de Takashi Miike generara más expectativas sobre lo violenta que iba a ser la película, cosa que en la práctica no es cierto. Sólo hay un par de escenas sangrientas, lo que causó la decepción de mucha gente, aunque personalmente eso es algo que no extrañé.

En resumen, es un cine diferente, que aunque funciona más en lo visual que en lo narrativo, nos muestra una nueva perspectiva sobre los abusos en el colegio (lo que en Japón se llama ijimeru) o mejor dicho, sobre los resultados en el abusado con el tiempo. Recomendada para quienes busquen algo diferente.

2 comentarios:

El Ant0! dijo...

tu comentario me hace recordar a Ichi, the Killer de Miike, ¿estas dos películas están relacionadas de alguna manera?

Squareta dijo...

Pues la verdad no mucho, The Neighbour No. 13 no cuenta con los excesos de sangre ni de "tonteria" de Ichi The Killer.
Escenas y personajes bizarros tiene, pero en una version más suave en relacion al cine de Miike.

Como dato extra en esta pelicula puedes ver morir a Miike (jaja...es el castigo que le da Yasuo Inoue por "matar" a tantas personas en sus peliculas). ¡Compruébalo tu mismo!

Saludos!!