Hitokiri – Tenchu (1969)


Perro de caza
Por Fingolfin

Una de las películas más famosas del género, y por supuesto del director Hideo Gosha. Tal vez sea conocida mejor como “Tenchu” que viene a significar “Castigo Divino”. Ciertamente estamos ante un film difícil de catalogar, y si bien algunos la tienen como una maravilla del cine chambara, yo creo que tiene tantas cosas buenas como malas.

La sinopsis se resumiría en la historia de Okami Izo (Shintarô Katsu), un asesino que dedica su vida a matar a todo el que se le ordena, ignorante de un porqué o una razón por la que sus victimas deban morir a sus manos. En su vida hay 3 personas que le influirán en mayor o menor medida. Takechi (Tatsuya Nakadai) es el hombre que lo tiene bajo sus órdenes, y que le manda cumplir su cometido como si se tratara de su fiel perro. Ryoma (Yûjirô Ishihara) será el otro extremo a Takechi, e intentará velar por el bien de Izo, alejándolo del camino del asesino. Finalmente como no suele ser de otra forma, hay una mujer, Onimo (Mitsuko Baisho), donde encuentra refugio ante sus problemas.

Excesivo, es la palabra con la que mejor se definiría todo lo que compone esta película. Excesiva es su duración, más de 140 minutos que en su parte final, sin ser mala, se hace interminable. Lo mismo se podría decir de la actuación de Shintaro Katsu, si bien es cierto que no actúa por debajo de lo esperado, también lo es que sobreactúa demasiado, y en muchas ocasiones se le ve exagerando claramente.
En cuanto a Tatsuya Nakadai, no hay nada malo que decir, solo que su papel está bastante encasillado y muy limitado para verle como nos gusta a todos.

El marco de la historia no está nada mal, el triangulo Satsuma-Choshu-Tosa siempre da un buen juego y ambientación a las historias de samuráis. En cierto modo Okami Izo me recordó mucho a Kenshin (estoy seguro de que muchos habrán visto la serie manga “Rurouni Kenshin”), por que es un mero instrumento del poder, le usan solo para matar, no participa (ni tampoco le importan) las tomas de decisiones de su clan, y su único camino es hacer bien su trabajo.

“Hitokiri” alcanza un gran nivel de crueldad cuando rebasamos las dos horas. Nos damos cuenta de la recompensa que recibe el más fiel de los hombres después de muchos años de servicio, y de que en ocasiones, los nombres de los que propiciaron el cambio se pierden en el pasado.

Por supuesto no ha sido ni mucho menos una de mis películas favoritas, pero es un clásico del género que al menos proporcionará entretenimiento al espectador hasta su ecuador. A partir de ese momento…paciencia, el final merece un análisis detenido y valorar la evolución del personaje.

1 comentario:

SunkDevifull dijo...

No tengo mucho que decir, a mí esta película no me gusta, es que me resulta inaguantable.
Por un lado el protagonista, normalmente me gusta Katsu, pero en algunos roles no puedo con él, especialmente en esta película, pero también por ejemplo, como Hanzo en la trilogía del mismo nombre.
Luego la película me parece muy pesada, la trama tampoco me llama la atención, lo que si se le añade la excesiva duración, pues acaba quedando un plato de mal gusto, al menos para mí "paladar", : )