Samurai Wolf (1966)


Nº1 en servicio de mensajeria
Por Fingolfin

“Samurai Wolf” y su continuación al año siguiente, fueron las últimas películas de Gosha antes de adoptar ese estilo narrativo característico que llevó a sus siguientes films a duraciones por encima de las dos horas.

74 minutos de cine no dan para mucho, así que como es lógico el argumento hace gala de una sencillez apabullante. Dos grupos de mensajeros compiten por el trabajo y la supervivencia. Uno de ellos está dirigido por Ochiha, una mujer ciega llegada al liderazgo por herencia; el otro lo dirige Kumikiri, que con sus asesinos a sueldo hace la vida imposible a sus rivales. En medio de este problema aparece la figura de Kiba Okaminosuke (Isao Natsuyagi), cuya unión a Ochiha detonará la batalla.

Las únicas complicaciones que surgen conforme avanza, son las relativas al último y mas importante de los encargos. Llegados a ese momento, un montón de mercenarios, yakuzas y asesinos van eligiendo cual va a ser su postura con respecto al oro, y se agruparan conforme a su decisión.

La acción al principio se nos presenta a cámara lenta, bastante lograda, pero poco atractiva la ausencia de sonido. Posteriormente la oscuridad será un problema para el espectador, y una bendición para el director, ya que esconde con ella algunas tomas bastante malas.

Creo oportuno prescindir de comentar las actuaciones de los personajes, ya que a grandes rasgos se puede decir que aquí no actúa nadie, solo se lucha y se explica por que se lucha. Quizás las mujeres sean las únicas que tienen algo mas cercano a una interpretación, pero tampoco demasiado destacada.

En resumen, si estas buscando algo sencillo y entretenido sin grandes exigencias, puedes encontrar en “Samurai Wolf” un rato de ocio. Para el resto no es mas que una película del montón.

No hay comentarios: