The Loyal 47 Ronin (1941)


Cumplieron con su voluntad
Por Fingolfin

Recordarán que en los inicios del blog publiqué el comentario de “47 Ronin (1994)”. Me gustaría pedir disculpas por algunos errores que cometí, ya que en aquel momento no había visto ninguna de sus predecesoras. Mi principal fallo fue considerarla un “remake”, y es que la manera de abordar la historia, se parece a la que hoy me ocupa lo mismo que “Blancanieves” a “Battle Royal”. El otro problema es el hecho de que olvidé mencionar todas las películas que tratan este mismo suceso, y en cuyos títulos no utilizan el nombre “47 Ronin”. A continuación procedo con la crítica.

Lord Asano ataca al maestro de ceremonias del Shogun: Kira, tras ser insultado repetidamente. Por ese acto es condenado a hacer seppuku, mientras que su enemigo queda libre de todo cargo. El clan y la casa de Asano son abolidos, y sus vasallos quedan al servicio del chambelán Oishi. Durante mucho tiempo de incertidumbre y sufrimiento, los hombres del clan tendrán que saber diferenciar entre vengar a su señor, y matar a Kira, aunque ambas cosas puedan parecer la misma.

La única película que había visto de Kenji Mizoguchi era “Tales of the Taira Clan”, que me dejó un sabor de boca magnifico. Desde ese momento he estado buscando la ocasión para poder ver “The Loyal 47 Ronin” (Genroku chushingura), y es que no es fácil encontrar 4 horas totalmente libres.

El film se divide en dos partes de 111 minutos cada. La primera parte lleva desde el ataque a Kira por parte de Asano, hasta que el chambelán Oishi decide el destino de los vasallos. La segunda parte contiene desde ese momento hasta el final de la historia.
El hecho de que esté dividida en partes no es en mi opinión una invitación a verla de forma separada, ya que sería perder el hilo de los acontecimientos y tener que volver después a la historia.
Durante su larguísima duración no hay lugar para el aburrimiento. Las escenas son enormemente lentas, pero no atrancadas en conversaciones o sucesos inútiles. El espectador llega a meterse en la historia de tal forma que le da lo mismo pasarse el día frente a la pantalla si fuera necesario.

No hay la mas mínima muestra de acción, y su principal diferencia con “47 Ronin (1994)” es que el asalto a la residencia de Kira no aparece en escena, sino que está representado por una carta que recibe Lady Asano.

Banda sonora, decorado y vestuario, al igual que en “Tales of the Taira Clan”, solo puedo decir que es magnifico, y si en algún momento he echado de menos el color, ha sido para poder apreciar mejor los detalles interiores de los castillos que aparecen.

Conclusión, me ha gustado bastante, no plantea problemas con la extensión, y antes de aventurarme a contextualizaciones inútiles, quedo a la espera de ver lo que tiene que mostrarme Hiroshi Inagaki en la de 1962.

1 comentario:

SunkDevifull dijo...

Pienso que la duración de la película le hace finalmente un flaco favor, sobretodo teniendo en cuenta, que después de todo deja al aire demasiadas cosas... pienso que se podría haber aprovechado mejor su larga duración.
A pesar de todo me gustó, pero menos del resto de películas que he visto sobre los 47 Ronin.