Abe Ichizoku (1995)


Fidelidad eterna
Por Fingolfin

“The Abe Clan” es el titulo internacional del telefilm dirigido por Kinji Fukasaku en 1995, y que sin grandes pretensiones consigue mostrarnos una estupenda historia, basada en la novela de Ogai Mori. Existe un precedente de 1938 con el mismo titulo, y elaborada por Hisatora Kumagai, de la que no puedo decir mas, ya que no la he visto.

Abe Yaichiemon es un samurai con un alto estatus social (1100 koku) que se ganó los favores de su señor Hosokawa en anteriores batallas. Ahora su señor ha muerto, 18 de sus vasallos han cometido seppuku, y los rumores sobre la cobardía y lealtad de Yaichiemon le persiguen a sus espadas. Es por eso que finalmente se suicida aun desobedeciendo una orden directa de su nuevo señor, lo que colocará al clan Abe en una situación muy complicada.

Lo primero y realmente curioso es que haya sido un telefilm, y es que con películas de esta clase la televisión ganaría mucho. Pese a todo contamos con rostros bastante conocidos en el genero: Koichi Sato (Serizawa Kamo, “Shinsengumi NHK” y Hajime Saito, “Mibu Gishi Den”), Hiroyuki Sanada (Seibei Iguchi, “The Twlight Samurai”), Misado Watanabe (Okiwa, “Samurai Spy”), y Tetta Sugimoto (Tokugawa, “Samurai Resurrection”).

El uso habitual de la cámara lenta en momentos dramáticos obliga en ocasiones a los personajes a sobreactuar claramente, y quizás sea esa la única crítica que puedo hacer a sus actuaciones.

“Abe Ichizoku” pone de manifiesto muchos valores de la sociedad samurai que contrastan fuertemente con los de hoy en día. La fidelidad a su señor, representada en los 19 suicidios tras su muerte, que mas tarde obliga a los hombres a luchar contra sus amigos. La fidelidad y obediencia al cabeza de familia, al que le prestan total entrega y cuya función es importantísima para mantener la estabilidad familiar.

Otro tema que ya ha aparecido en muchas otras películas es el de la decadencia de los pequeños clanes y los samuráis sin señor en tiempos de paz, su reinserción es prácticamente imposible y quedan relegados de por vida.

Como nota final, elogiar el rodaje y el empeño puesto por Fukasaku para hacer de “Abe Ichizoku” mucho más que un simple telefilm.

No hay comentarios: