Champion (2002)


Matar o morir
Por Master of Hate

Uno de los directores que inyecto una gran dosis de vitalidad a la actual explosión del cine surcoreano es el realizador Kwak Kyung-Taek, que hace algunos años rompía record en taquillas con su conocidísima “Friend”. Pues bien, su siguiente trabajo jamás igualaría el éxito de “Friend” pero esta comparación, no es un buen referente, ya que “Champion” es una cinta sumamente interesante que no debería pasar desapercibida.

No soy muy fanático del boxeo, pero siempre estas películas resultan muy acertadas bajo la estética de nuevos directores, y así quedó demostrado con “Crying Fist”. “Champion” no solo es la historia de un boxeador, más que eso, es la historia de Kim Duk Koo que por el año 82 hacia noticia al enfrentar a Ray Mancini en lo que fue la disputa del título de campeón mundial en la categoría de los pesos ligeros. Quienes conozcan toda historia sobre el incidente, sabrán el final del mismo y sobre cuanto influyo en cambiar las reglas en el deporte de los guantes.

“Champion” resulta un drama muy bien logrado, con una dosis justa de peleas en el cuadrilátero. Contrariamente a lo que pueda parecer, no se hace demasiado caso a llevar las peleas a un primer plano; lo que se resulta un elemento significativo es el análisis de Kim Duk Koo como ser humano y como deportista. El relampagueante ascenso de Kim como boxeador se ve acompañado por un evidente cambio de actitud y eso es un punto extra a la hora de valorar el film.

Las actuaciones son una vez más (como siempre) un pilar fundamental que complemente esta gran cinta. Yu seong Yu, repite la gran actuación que tuvo en “Friend” y otras películas, aunque su talento no es novedad. Quien si puede sorprender a más de uno, por su gran carisma y entrega es Chae Min-seo, que debutó en la pantalla grande precisamente en esta película.

En Corea del Sur se ha convertido en una tendencia importante llevar a la pantalla la vida de figuras representativas del deporte, se me ocurren; por ejemplo “Mr Gam’s Victory” y “Rikidozan” o la misma “Marathon” que fuera un éxito el año pasado. Seguramente hay muchas más, pero en el caso que nos concierne ahora, “Champion” debería ser tomada en cuenta por lo ya mencionado anteriormente: Sus actuaciones, y sobre la mirada de Kim como persona tanto como deportista. También resulta acertada la ambientación, pues veremos una Corea del Sur muy distinta a la de ahora, una Corea con muchos problemas sociales, con falta de oportunidades, y sin el poderío económico con el que cuenta hoy.

La conclusión no puede ser más simple: “Champion” es un excelente drama, digno de uno o más visionados que no dejara indiferente al público más exigente.

No hay comentarios: