Kill! (1968)


¿Seguro que quieres ser samurai?
Por Fingolfin

En “Red Lion” ya pude ver lo muy capaz que es Kihachi Okamoto para la comedia en el cine samurai. Sin embargo no lo deja solo en eso, si no que “Kill!” es otro ejemplo de la habilidad que tiene el director de mostrarnos un contenido interesante a través de buen humor.

Hanjiro Tabata (Etsushi Takahashi) es un ronin hambriento y sucio que busca trabajo esperanzado con llegar a convertirse en samurai. En su camino se encuentra con Hyodo Yagenta (Tatsuya Nakadai), que demostrará ser mucho mas que un vagabundo. Las aventuras de ambos se desarrollarán entorno a la historia de 7 jóvenes samuráis, traicionados por su propio clan, que necesitan ayuda desesperada.

La película podría verse como una critica al samurai, o mas concretamente a su manera de actuar. No es algo nuevo la muestra en pantalla de traición a los vasallos después de utilizarlos para fines personales, sino que es algo bastante habitual; se me ocurren por ejemplo “Sword of the Beast”, “Hitokiri”, la propia “Red Lion”…la lista sería enorme.

El personaje de Hyodo Yagenta me recordó enormemente a los de Toshiro Mifune en “Yojimbo” y “Sanjuro”, un control casi absoluto de la acción y el resto de los personajes. La sensación que transmite es de inmenso poder sobre la escena, de que nada puede írsele de las manos, y su único momento de debilidad es el que aprovechan el resto del cartel para hacerse con algo de protagonismo.

Para cumplir con el nivel que exige el personaje tenemos a Tatsuya Nakadai, con una actuación sublime, muy cercana a la que tuvo en Seppuku (y tengo que decir que rara vez comparo una actuación como esa). Otros actores conocidos son: Etsushi Takahasi, Tadeo Nakamaru, o Shigeru Kôyama.

Como siempre me cuesta mucho valorar este tipo de films como “comedias”, y es que no es algo de lo que te puedas reír continuamente. Es cierto que algunas escenas (sobretodo las relacionadas con Hanji) son divertidas y bastante graciosas incluso, pero no por un par de situaciones se generaliza una película.

Rodada en un blanco y negro que prácticamente te deja ver los colores, “Kill!” es una buena película, enormemente divertida y sin prácticamente ningún momento bajo. Recomendable para salir un poco de los habituales dramas y pasar un buen rato.

1 comentario:

SunkDevifull dijo...

Como no podía ser de otra forma, otra magistral actuación de Nakadai, y esta vez en un papel diametralmente opuesto al que nos tiene acostumbrados, un personaje cómico, divertido, y aunque resuelto no es el típico personaje "que todo lo puede".
Por lo demás, la película tiene una trama bastante buena, aunque los momentos cómicos puedan dar al lastre al que buscaba algo serio, es una película muy entretenida, ; )