Father and Son: The Story of Mencius (2004)


Un padre compulsivo
Por Master of Hate

Maeng Man-su (Jo Jae-hyeon) Esta empeñado en que Sa-sung, su único hijo, entre en la Universidad de Seul, la mejor de Corea. Sin embargo, Man-su es pobre y tiene que trabajar muy duro, e incluso solicita un préstamo, para pagar por la educación de Sa-sung. Aun así, esto no es suficiente, Man-su tiene que cambiar a su hijo a una de las mejores secundarias, y para eso se mudan a un buen apartamento de la zona. Sus vecinos resultan ser un grupo de mafiosos que se hacen cargo de Choi Hyeon-jeong (So Yi-hyeon) una atractiva joven que va a la misma secundaria que Sa-sung. Los jóvenes se comprenden muy bien, pero sus respectivos guardianes terminan odiándose a muerte.

Estamos en presencia de otra cinta con un argumento interesante que falla estrepitosamente en su desarrollo, que resulta de todo, menos cómico. Kim Ji-yeong intenta, en su primera película, crear una comedia con toques dramáticos, que termina siendo una mezcla poco interesante. “The Story of Mencius” es una historia plana, sin una forma definida, ni nada que pueda generar un interés real. Las situaciones se ven demasiado forzadas como para resultar divertidas, y ninguna de las actuaciones logra sacar del bache el argumento.

El guión, pobremente construido, se ve aun más afectado todavía, por la manera de estructurar la cinta. Es posible salvar la intención de Man-su como personaje, que hasta cierto punto puede inspirar respeto por su determinación y deseos de ver a su hijo en la universidad. Así mismo se puede cuestionar las motivaciones de un padre, que intenta forzar a su hijo a seguir una carrera que no desea. En la película se ven estas cosas, pero en ningún momento resultan razonables, o justificables.

Las actuaciones pasan sin pena ni gloria, incluso Jo Jae-hyeon ("Crocodile", "Mokpo The Harbor") me ha parecido poco inspirado, aunque por otro lado So Yi-hyeon sorprende gratamente; habría que verla bajo una mejor dirección.

Son casi dos horas de una película sosa, simple y sin mucho que ofrecer. Es posible que incluso el espectador habitual de comedias no encuentre motivos suficientes para poner su atención sobre esta cinta, que urjo dejar pasar.

No hay comentarios: