The Hole (1998)


Tan cerca y tan lejos
Por Casandra

Con “The Hole”, Tsai Ming-liang construye una historia de anticipación situada en Taiwan a fines del año 1999, cuando una plaga desconocida obliga al gobierno a dejar en cuarentena a parte de Taipei. El virus transforma la conducta de los infectados, haciendo que actúen como cucarachas. En el medio de la plaga, dos vecinos, Lee y Yang se descubren a partir de un agujero que una obra de plomería deja entre sus departamentos.

Los personajes están signados por la soledad y sos incapaces de comunicarse. Los encuentros entre el hombre del departamento de arriba y su vecina (el director no nombra a sus personajes) se dan en el plano de la imaginación, que se presenta en pequeños cuadros musicales inspirados en la música de Grace Chang con un vestuario de colores brillantes. Los números musicales funcionan como teatralización, como expresión de los deseos de los protagonistas.

La aparición del agua, como en otros films del director, funciona como elemento simbólico. Su exceso, en este caso en forma de una lluvia que nunca cesa, su escasez en otros films (como la reciente “The Wayward Cloud” de 2005) explora sentidos ligados con la vida, y especialmente con la sexualidad, uno de los temas fundamentales en su filmografía.

Lee Kang-sheng es el alter ego del director y ha participado en todas sus películas Junto a Yang Kuei-mei construyen dos personajes con matices, y marcan con gracia el cambio entre la realidad de la historia y el musical. La actuación expresa también el hastío que sienten los personajes ante el encierro, pero sobre todo su imposibilidad de relacionarse.

Aún cuando el film tiene pocos diálogos, el sonido alcanza un uso expresivo a partir del ruido constante de la lluvia. La imagen alterna entre un realismo que no se preocupa por embellecer el cuadro, y los momentos del musical, donde la puesta se pone en evidencia desde la iluminación, el vestuario y las coreografías.

Tsai Ming-liang ofrece con este film una de sus obras más luminosas, y plantea que aún en medio del desastre, la esperanza es posible.

1 comentario:

Maru dijo...

Me gustó mucho esta película ya que poseé elementos que me llamaron mucho la atención, como los contínuos musicales que aparecen de vez en cuando, más precisamente cuando la situación lo amerita, se me hicieron muy entretenidos y a la vez dejaban en claro los pensamientos y sentimientos de los protagonistas. La epidemia es otro elemento que me interesó ya que era algo que no se le dió demasiada importancia pero fue fundamental para que estos personajes, tan simples y a la vez tan particulares, pudieran entablar una relación más cercana.