Picnic (1996)


72 minutos para la reflexión
Por Fingolfin

Y digo 72 minutos porque Shunji Iwai (ahora mas conocido por su película “All about lily chou-chou”) no necesita más para introducirse en la mente del espectador y poner a prueba sus sensaciones. Ningún segundo tiene desperdicio, y desde su mismo comienzo trata de hacernos ver la dureza de la vida en un centro psiquiatrico. Un lugar donde no se “recogen” enfermos, si no que se “crean”. Un entorno asfixiante dominado por el color blanco y cuatro paredes de las que solo se puede escapar a través de la imaginación y las pesadillas que les perturban dia y noche.

Una carcel para muchachos con mentes de niños, cuyas celdas quedan limitadas no solo por ventanas con barrotes y puertas blindadas, sino también por su debilidad psicologica, que les hace acatar todo cuanto les dicen sin oponer resistencia. Su unica via de escape es el muro, una salida al mundo exterior para respirar aire libre, que sin embargo lo que consigue es agobiar al espectador, desarrollando el resto de la historia en un escenario de apenas un metro de ancho. Todo tipo de situaciones, e incluso algunos toques de humor muy buenos, harán entretenido su viaje, su excursión…su picnic.

No es mas dramática o mas sentimental que otros dramas orientales; su poder conmovedor se alimenta de sus propios personajes, tan debiles como inocentes, y se consigue así que el espectador se apiade de los protagonistas e incluso llegue a “tomarles cariño”. Se nos demuestra cómo algo tan simple como una conversación sobre el fin del mundo con un sacerdote (la cual no tiene desperdicio), puede llegar a cambiar la vida de 3 jóvenes, llevandolos a un desenlace trágico y cruel.

Estamos (personalmente) ante un 10 del cine, uno de los mejores dramas (si no el mejor) y una de las mejores películas orientales del siglo XX. Un mérito increíble si tenemos en cuenta que de los pocos actores que componen el cartel, solo Naomasa Musaka y el genial Tadanobu Asano no se estrenaron con este film. Es Absolutamente imprescindible e inolvidable y seguro no dejará indiferente a nadie.

No hay comentarios: