Memories of Murder (2003)


Crónicas de un asesino en serie
Por Master of Hate

Con “Memories of Murder” el cineasta Bong Joon-ho se coloca en uno de los lugares de más privilegio dentro del panorama cinematográfico de Corea del Sur. Se trata probablemente de uno de las cintas que mejor representa el avance de la industria coreana que ve en este director a otra de las grandes figuras que puede seguir aportando con su talento a que la industria de este país siga en su carrera por darse a conocer alrededor del mundo.

La historia toma como antecedentes hechos verídicos que tuvieron lugar en 1986 en una zona rural de Corea del Sur, durante la dictadura militar. El film se sitúa en este mismo año y sigue los pasos de dos detectives de la localidad: Park Doo-Man (Song Kang-ho) y Cho Yong-koo (Kim Roe-ha), más el detective Seo Tae-Yoon (Kim Sang-kyung) que llega como refuerzo desde Seúl. El propósito es capturar a un peligroso psicópata que tienen conmocionado al pueblo y del que no hay pistas. Los Métodos usados durante la investigación son cuestionados por el detective recién llegado, pero a medida que pasan los días las diferencias se van quedando atrás pues el asesino sigue llevando a cabo crueles y sanguinarios asesinatos.

“Memories of Murders” es un film que mezcla géneros de modo sorprendente. Y es que al igual que en su primer trabajo “Barking Dogs Never Bite” Bong da vida a un film que contienen desde humor negro hasta crítica social (en este caso, la crítica es más bien de carácter político). No se trata del típico thriller ni tampoco de un film que de por concluidas las cosas, se trata de una cinta muy personal y con grandes dosis de originalidad.

La manera de narrar que tiene Bong es sumamente eficaz, siendo éste capaz de mantener un ritmo constante de suspenso que provoca en el espectador un impacto tremendo. De este mismo modo, la trama tiene cambios tan repentinos que es posible reír con determinadas escenas, sin que esto interfiera con la tención que crea la cinta.

Las actuaciones prueban ser increiblemente sólidas, en particular Song Kang-ho (“The Foul King”, “The Quiet Family”) y Kim Sang-kyung (“The Turning Gate”, “How To Keep My Love) quienes imprimen al film gran vitalidad y con sus interpretaciones.

Técnicamente, la película roza la perfección en cada uno de sus aspectos. Merecen una mención especial la fabulosa fotografía y la impactante música compuesta por Tarô Iwashiro.

La calidad de este film es innegable, pero lo más interesante es que estamos ante uno de los logros más importantes del cine surcoreano en los últimos años. Directores como Bong son quienes están haciendo posible que la industria del sector avance a pasos agigantados. Sería interesante ver la continuidad que puede darle asu carrera este talentoso cineasta.

"Memories of Murder” es probablemente uno de esos filmes que se quedan en la mente por mucho tiempo. La recomendación prácticamente esta demás pues hablamos de una de las pocas cintas que merecerían un 10/10 y que merece varios visionados.

1 comentario:

Maru dijo...

Excelente, es la única palabra que describe a esta película, está muy bien realizada ya que se trató de un caso real y la verdad creo que se hace muy difíl encarar este tipo de historias. Me gustó mucho el trabajo de éste director,deja ver claramente, sin exageraciones ni cosas que puedan ser reprochables, la crudeza de este caso policial.
Debo confesar que me atrapó mucho la historia, despues de verla no podía sacar unas cuántas imágenes de mi cabeza.