Gohatto (1999)


Tabúes en la moral samurai
Por Fingolfin

Una pelicula para aquellos que buscan algo con mas impacto que sangre y visceras por doquier. Del director de “El imperio de los Sentidos (1975)” y nominada para la Palma de Oro en el festival de Cannes, nos llega Gohatto (Taboo). Naghisa Oshima presenta la indertudumbre y el desorden que causa la homosexualidad en una de las milicias mas famosas de la época. La historia está basada en dos novelas cortas de Ryotaro Shiba (Maegamino Sozaburo y Sanjogawara ranjin) que conforman las Cronicas del Shinsengumi, y se desarrolla al final del Shogunato poco después de la batalla de Ikedaya.

Sorprendió a la critica la formalidad y la discreción que la caracterizan, ya que el autor era conocido por el erotismo de sus peliculas. La tecnica empleada es exquisita, una representación sobria y tetrica acompañada y reforzada por la banda sonora de Ryuichi Sakamoto que le da un tono funesto y de constante incertidumbre. El empleo de carteles y subtitulos durante la película para pasar de una escena a otra es una muestra más de la elegancia del film, y se utilizan tanto para desplazamientos temporales como para explicaciones o aclaraciones.

Ryuhei Matsuda encarna magníficamente a Sozaburo Kano en una de las interpretaciones con menos frases en el guion para un protagonista. Mas que un personaje, Kano representa un símbolo, la belleza que corrompe. Su entrada en la milicia causa un increíble efecto corruptor, llegando incluso a provocar irrefrenables impulsos sexuales entre los samurais. Desde el mas bajo rango hasta el vicecomandante y sus propios capitanes la sospecha y el temor son absolutos, y el titulo de la película (Taboo) alcanza su maxima expresión. Los personajes dudan unos de otros, y una serie de asesinatos dentro del Shinsengumi movidos por los celos dan lugar a una mayor tension y conflicto interno. El tema pasa de ser algo que intentan ocultar a toda costa, a algo de vital importancia y que requiere solución inmediata. El foco del problema se centra en Kano y en su amante y principal sospechoso de las muertes Hyozo Tashiro (Tadanobu Asano). El Vicecomandante Toshizou Hijikata (Takeshi Kitano) se ocupará personalmente de evitar por todos los medios que Kano continúe causando problemas, y él mismo llegará a convertirse en objetivo de los rumores.

Como conclusión diremos que es un film de visión obligada, de esas que por mucho tiempo que haya pasado siempre guardas en el recuerdo. Una película irrepetible con una temática muy poco frecuente digna del espectador exigente.

No hay comentarios: