3-Iron (2004)


Explorando los límites de la sutileza
Por Master of Hate

Vamos a seguir con las películas de Kim Ki Duck que sin duda merecen ser tomadas en cuenta por cualquier seguidor del cine coreano. En esta ocasión se trata de uno de sus últimos trabajos. 3-Iron, mantiene el estilo cinematográfico de trabajos anteriores, y desde luego sigue sorprendiendo con historias muy personales y significativas. A pesar de que se repiten los esquemas, el desarrollo no resulta pesado o repetitivo, por el contrario despierta mucho interés y se hace placentero seguir el juego del estilo visual planteado.

3-Iron cuenta una historia de amor que tiene como protagonistas a un joven que vaga de casa en casa sin un rumbo fijo, y a una esposa que sufre los maltratos de su marido. Nuevamente, y esto se hace habitual ya, el director ha optado por incluir la injusticia y problemas de una mujer como punto de referencia importante en la historia. El personaje femenino refleja más bien un colectivo en sus películas. Otra característica importante es la ausencia de diálogos, en esta película esto se hará bastante notorio, sin embargo no debería ser ninguna sorpresa. El fuerte de esta película nuevamente recae en lo visual y en la música, así como también en la ambigüedad que se crea precisamente por la falta de diálogos.

La historia mas allá de ser creíble o no, es elegante y emotiva, no pretende convencer de nada en particular, mas bien recurre a dejar una brecha, cuyo contenido se deja a criterio de cada uno. El punto más representativo de esta película es el final que no puede haber sido mejor, es tan elocuente como irreal. La manera en la que evoluciona la trama, nos empuja a no perder detalle y a mantener una concentración constante, para poder apreciarla en todo su esplendor. Nos hallamos ante un Kim ki duck en un lo que puede ser su mejor momento, sea o no este el caso, el listón se ha dejado muy alto.

3 comentarios:

Maru dijo...

Me gustó mucho, admito que me atraen bastante este tipo de películas donde abunda el silencio y sólo las imágenes bastan. Es una historia simple pero interesante, el escaso diálogo entre los personajes principales hace que la historia sea algo rara, más allá del argumento.

Anónimo dijo...

Excelente pelicula, imprecionante como el director puede expresar los sentiminetos presindiendo del lenguaje; el desenlace es genial.56789

molokioi dijo...

me gusto la pelicula porque trata de un tema comun, que es el maltrato ala mujer por el solo hecho de que algunas personas se cren duenas de otras. tambien la ausencia de dialogo no hacer estra mas atento y me enseno algo de la cultura coreana