Zatoichi in Desperation [24] (1972)


El mundo de Zatoichi
Por Fingolfin

Este film completa la evolución de Shintaro Katsu dentro de la historia del personaje. Comenzó como protagonista de las 15 primeras películas para convertirse a partir de ese momento también en productor de la saga. Con esta llegamos ya al punto culminante, con un Katsu protagonista-productor-director que no se conformó con seguir la línea habitual en la serie, sino que hizo otra apuesta arriesgada. Al igual que con “Zatoichi mets his Equal” creo que fue un intento fallido.

Zatoichi se cruza con una anciana en un puente. Después de entablar conversación con ella le ofrece dinero. Al tratar de cogerlo la mujer se cae del puente y muere ante la impotencia del espadachín. Las únicas pistas que tiene Zatoichi para compensar su error son las referentes a la hija que tiene trabajando como prostituta en un pueblo cercano. Lo que parece una labor relativamente fácil se complica con la entrada de unos yakuzas que buscan el precio de su cabeza.

El argumento es el más simple de toda la filmografía, con un encuentro y una conversación forzadas que conducen la película sin demasiado sentido. La entrada en juego de los yakuzas es más simple aún, buscando la fácil excusa de la recompensa por su cabeza.

La apuesta de este film está en el rodaje. Las tomas son enormemente oscuras, muy obstaculizadas por elementos que se cruzan en la trayectoria de la cámara. La imagen suele estar desenfocada y demasiado cerca de los personajes, haciendo primeros planos de piernas, espaldas, y otros lugares irrelevantes. En contraste con eso tenemos el sonido de las conversaciones; nuestra única guía de qué o quién está en escena y qué está pasando. En cierta manera Katsu pretendía meternos en el mundo del personaje que llevaba una década interpretando.

Las coreografías son con diferencia las peores de toda la serie. Zatoichi desenvaina por vez primera después de una hora de película, y lo hace con constantes cambios de cámara y planos muy cercanos que no permiten ver más que muertos. La única lucha donde tenemos cámara aceptable es enormemente rapida, siendo prácticamente un juego de sonido y cuerpos cayendo. Ni siquiera el gran duelo habitual de cada film puede disfrutarse, ya que su rival tiene tan poco desarrollo de personalidad como un extra y que el enfrentamiento se produce mucho antes del final.

Zatoichi llega a su momento más complicado de toda la saga, habiéndole sido machacadas las manos hasta el punto de que le dejan marchar pensando que nunca volvería a sostener una espada. Lo que se presenta emocionante acaba siendo decepcionante, ya que la única diferencia que eso conlleva en el duelo final es que se ata la espada a las manos y que se duele después de cada golpe.

Si bien tengo 3 películas que compiten por el puesto de “mejor de la filmografía Zatoichi”, en el otro extremo no veo ningún problema para situar a “Zatoichi in Desperation” como la peor.

No hay comentarios: