Dragon Tiger Gate (2006)


Lazos fraternales
Por sinsangre

Aprovechando el buen sabor de boca que dejó en los aficionados al cine de acción y artes marciales la estupenda S.P:L. (Sha Po lang-2005), los artífices de la misma nos ofrecen una nueva colaboración para tratar de adaptar a pantalla grande el libro de cómics creado por Tony Wong-Luk Wong, de gran éxito por aquellas tierras. En esta ocasión consiguen una película entretenida, en muchos momentos espectacular, pero con demasiadas irregularidades como para alcanzar la altas cotas de su predecesora.

Con unas coreografías espectaculares, la película tiene un inicio muy prometedor que va lastrando el desarrollo de la misma y que termina por ser una muestra de lo que pudo haber sido una nueva referencia en el género y no lo fue. La maestría en la dirección de las secuencias de lucha, unidas a un acertado uso en la posición de cámara y una hermosa fotografía colorista consigue que caigas rendido a la originalidad de su puesta en escena (los breves plano-secuencia del restaurante encuadrados desde un punto de vista picado desde el techo son realmente maravillosos). Sin embargo, el desarrollo posterior nunca llega a alcanzar la espectacularidad inicial y el pobre argumento termina por dejar un sabor agridulce en nuestros labios que impide que hablemos de esta película como la nueva referencia del cine de artes marciales.

La Puerta del Dragon Tiger es una rigurosa escuela de artes marciales, con gran prestigio en la zona, a la que todo aprendiz de las técnicas milenarias desea aspirar para aprender sus virtudes ancestrales. Sin embargo, los miembros más jóvenes de la asociación, y herederos legítimos de la misma, Dragon y Tiger Wong deben separarse de manera fortuita, abandonando la escuela el hermano mayor, protector y amigo de Tiger. Años más tarde, en una cena con amigos del clan, cae en manos del joven. tras una pelea en defensa de una familia necesitada, la placa dorada de poder Louncha, cuyo poseedor tiene la facultad para llevar el control de las actividades delictivas de la zona, En un intento por recuperar la misma, Dragon, el guardaespaldas del clan mafioso regido por el jefe Ma Kwun (interesante homenaje a la añorada Shaw Brothers, dejando el papel para Chen Kuan-Tai), acude en busca del preciado artefacto, volviendo a encontrarse con su hermano menor y su pasado como miembro de la Puerta.

Protagonista absoluto de la cinta, Donnie Yen se rodea de jóvenes ídolos nacionales de la talla de Nicholas Tse o Shawn Tue, para una historia en la que la lealtad y la fraternidad se muestran complementarias y donde los principios éticos de los miembros de la asociación se mantienen imperturbables a pesar de los cambios circunstanciales en la vida de los protagonistas.

El mayor problema que arrastra todo el desarrollo de la película es la escasa profundidad argumental de la misma, con la presentación de unos personajes planos y tipificados que entran y salen en la película sin que uno sienta el menor interés por ellos y por sus motivaciones, deseando en todo momento que dejen de forzar las situaciones (los continuos flashbacks son pesados y reiterativos a algo que ya damos por hecho desde el inicio) y se dediquen a repartir golpes como inicialmente sugieren. Muchos de los integrantes de la misma desaparecen del mapa durante varios minutos terminando por olvidar su presencia en la trama (Turbo Sheck), otros tienen furtivas apariciones (novia de Dragon) que no consiguen tener peso específico en la historia y algunos aparecen de la nada para terminar por desconcertar al espectador.

Además, en un intento por abarcar diversos géneros cinematográficos, (acción, drama, épica fantástica) la película acaba de confundirte, hasta el punto de dejar un desenlace final huérfano y sin coherencia con lo mostrado hasta entonces. Se improvisa un toque fantástico, digno de cualquier videojuego al uso, que desvirtúa las habilidades coreográficas iniciales. En relación a ésto, la presencia del demoníaco enemigo de la historia, que surge de imprevisto para hacerse con el control de la puerta de Dragon Gate y de todo el devenir de la película, termina por aturdirte del todo, al no explicarse en ningún momento su justificación en la historia y la mitología que le rodea a todos aquellos neófitos del cómic en que se basa lo que contemplamos.

Teniendo todos los ingredientes para convertirse en una película de éxito, artes marciales efectivas, actores idolatrados, códigos de honores ancestrales y Donnie Yen, la película no consigue, artísticamente, el objetivo que se proponía, aunque sí el económico. De hecho, para éste año está prevista su secuela que esperemos supere los problemas que acarrea esta cinta.

En definitiva, irregular película, con momentos coreografiados realmente inspirados, que no terminará por convencer al seguidor del género que no conozca la historia en la que se basa la misma pero que supone un entretenimiento sensorial que, cuanto menos, merece un visionado tranquilo sin mayores pretensiones que las de pasar un buen rato.

1 comentario:

Nocturno-Inculto dijo...

Ésta película me decepcionó un poco, debido mayoritariamente a que su argumento es pobre y hasta resulta insulso en algunas partes, así como un final algo "extraño" y poco acertado; para los que hayan leído el comic, ha de resultar mucho más interesante y con mayor inspiración o al menos mayor sentido que para el común occidental que no tiene idea del comic, y que en teoría no tendría por qué haberlo visionado para disfrutar la película(un poco como pasa con Harry Potter, y las legiones que han leído el libro, encuentran mayor interés que los demá espectadores).
Los golpes iniciales son espectaculares logrando un interés máximo al principio, debido a Donnie Yen que como artista marcial es fascinante, pero que no logra conectar con el espectador, con unos 45 minutos o un poco menos de drama mal aprovechado, poco efectivo y sin la acción del final para cerrar con unas escenas espectaculares, pero más propias del comic que de las primeras secuencias marciales que fueron sencillamente soprendentes, una pena, un proyecto algo fallido, pero que espero con ansias que la secuela sea mucho mejor.