Fanaa (2006)


Demasiadas pretensiones
Por Casandra

Dentro de la producción de Bollywood, “Fanaa” fue pensada para cumplir con todas las expectativas del gran público. El presupuesto debía asegurar una puesta en escena deslumbrante, así como también la presencia de grandes estrellas como Aamir Khan, Kajol y Tabu. Sin embargo, Kunal Kohli no logró crear una historia consistente en donde el ritmo se sostenga.

La película narra la historia de amor entre Zoonie (Kajol) y Rehan (Aamir Khan), en medio de un contexto de crisis política que conspira contra su unión. La construcción del film es esquemática: encontramos un preludio que adelanta el tema central del film, una primera parte que presenta el conflicto, una segunda parte que cierra el anterior nudo de acción y comienza con otro nuevo, y una coda cuyo objetivo es subrayar la posición ideológica del director.

El trasfondo de la historia de amor es el conflicto entre India y los grupos separatistas de Cachemira. El retrato del conflicto que intenta hacer Kunal Kohli utiliza un trazo demasiado grueso y tendencioso, y con ello se hace evidente el fin propagandístico que esconde “Fanaa”. La India ocupa el lugar de la belleza, la bondad y la justicia, mientras que sus oponentes sólo intentan destruirlos.

Estéticamente, “Fanaa” se asienta sobre dos temas clásicos del melodrama, como son la pareja imposible y la identidad en conflicto. El problema final del film es que estos temas que estructuran el relato pierden peso en el guión de Kunal Kohli, más preocupado por los golpes de efecto que por la coherencia. La primera parte parece una comedia romántica, mientras que la segunda trabaja con elementos del suspenso. La lectura desde el melodrama es la única posibilidad para articular estas 2 partes que parecen excluirse, aún a pesar de los excesos del director que inserta citas sin sentido a “The Matrix” y a la serie de James Bond. Por otro lado, cada una de estas partes trabaja con diferentes tonos, ritmos, y registros de actuación. La labor de los actores se ve perjudicada por la falta de coherencia general del film. Esto ocurre especialmente con el trabajo de Aamir Khan, cuya interpretación parece forzada, obligado a extremar su histrionismo para pasar del cálido Rehan de la primera parte al lóbrego personaje del segundo tramo. En Kajol en cambio esto no es tan evidente. Su presencia en pantalla es tan fuerte que supera a Khan. Además, su interpretación de Zoonie es más sutil, sin sobreactuar en ningún momento a pesar de la debilidad del guión.

En cuanto a los números musicales, tampoco logran integrarse con facilidad. La puesta en escena es de gran complejidad, con abundancia de elementos y un interesante trabajo de la fotografía y del color. Mientras en la primera parte (coincidiendo con la etapa feliz) se utilizan colores luminosos y fuertes, en la segunda predomina el uso del blanco y negro para vestir a los personajes y para marcar espacios oscuros y clausurados.

El resultado final del film es regular y un tanto decepcionante, teniendo en cuenta la presencia de dos grandes estrellas del cine de Bollywood como Kajol y Aamir Khan y las exaltadas repercusiones del estreno en la India y en el exterior.

1 comentario:

BUDOKAN dijo...

El problema con estas películas de la India muchas veces es que su execivo tinte melodramático y por sobre todas las cosas su extensa dureación. Parece que quisieran emular un ritual que dura varios días. Magnífica reseña como siempre. Saludos!