Heart is… (2006)


…Tierno
Por Master of Hate

“Hearty Paws” llega en un momento bastante oportuno ya que, por encima de lo que pueda aportar como una película para verla en familia, nos ofrece algo que no abunda en la cinematografía surcoreana. Con un protagonista canino y dos niños (uno de ellos es Yoo Seung-ho, conocido por su notable actuación en “The Way Home”) el novel director Oh Dal-gyoon crea una historia sencilla, directa y sin demasiadas sorpresas pero altamente efectiva, y sumamente conmovedora.

La trama da inicio cuando Chan, un muchacho de once años roba un adorable cachorro para regalárselo a su pequeña hermana Soi (Kim Hyeong-ki). Juntos, los hermanos esperan con ansiedad el regreso de su madre que hace tiempo los abandonó; mientras tanto, dependen parcialmente de su tía que también se ve obligada a abandonarlos. Pero es un trágico accidente el que cambia la vida de los niños y pone a prueba la devoción de “Maumy” un perro que se convierte en el verdadero protagonista de esta historia.

Visto desde un punto de vista más global, “Heart…is” no es nada que revolucione la manera de hacer cine, pero para Corea representa un paso interesante, inteligente y necesario. Cierto es que hace poco tuvimos a “Sugar Lump” como otro film que rompió algunos moldes y también constituyo un buen inicio para explorar otros terrenos. En este último caso, es probable que el balance no haya sido todo lo bueno que muchos deseábamos. Algunos de los problemas que comparten ambas historias es que tienden a ser previsibles, blandas y con algunos clichés; así mismo, recurren habitualmente al el poder de las imágenes que les vale para arrancar muchas y grandes lágrimas.

Hablando de lo bueno, hay muchas cosas dignas de resaltar, como el proceso de rodaje que seguramente tuvo sus particularidades por lo especial del caso. El resultado es de una calidad notable por lo que se hace imposible desmerecer el trabajo que ha habido de por medio. De este modo estamos ante un filme que, a pesar de contar con un reparto en el que abundan rostros jóvenes y una hermosa ejemplar de labrador, consigue sacar adelante, a fuerza de buenas actuaciones, una historia sencilla que termina siendo el producto favorito de los amantes del melodrama.

La película cuenta con una música muy apropiada y, a pesar de no haberse hecho sentir con demasiada fuerza en las taquillas, deja un buen sabor de boca que hace pensar en lo bien que tienen aprendida la lección muchos cineastas surcoreanos, pues cuando de hacer melodramas intensos se trata, muchos aplican la formula correctamente, y logran salir airosos. En fin, un trabajo que está por encima del bien o del mal y que recomiendo encarecidamente a todos.

1 comentario:

BUDOKAN dijo...

Por lo que cuentas de la película es de esas joyitas que a veces no llegan a las salas así que debo buscarla. Saludos!