Plastic Tree (2003)


Vidas en descontrol
Por Master of hate

“Plastic Tree” más que ser un filme brillante u original es extraño y curioso ya que muy pocos trabajos han seguido su línea que recuerda mucho a directores como Almodóvar. Se trata de una cinta argumentalmente simple pero que presenta personajes muy particulares en medio de situaciones, traumáticas, banales y asfixiantes.

Los primeros que aparecer en escena son Su y su novia Won Young quienes viven en juntos, aparentemente, de modo feliz. Un día, Byong Ho, amigo de la infancia de Su, aparece y se instala en la casa de éste último, alegando no tener a donde ir y que sólo serán unos días. Al parecer la relación entre los dos viejos “amigos” nunca ha sido buena, y Byong Ho empieza a imponerse en todo momento hasta asumir el control de la situación llegando a acercase a la novia de Su con intenciones muy obvias.

La masculinidad, machismo y virilidad de Byong Ho pronto seducen a Won Young quien inmediatamente pasa a ser su amante, mientras el tímido Su, no se atreve a hacer nada al respecto, aunque pareciera saber perfectamente lo que ocurre a sus espaldas.

“Plastic Tree” es sin duda un drama muy distinto a lo que generalmente se puede ver en el cine coreano actual. Existe una gran complejidad en cada uno de los personajes pero sobretodo a nivel psicológico. Su, papel interpretado de gran manera por Kim In-kwon (“Love so Divine”, “Once Upon a Time in High School”) está lleno de traumas y complejos que intervienen con su vida sexual. Esta situación es la que propicia que el machismo y rudeza de otro lo desplacen en cosa de días.

Mientras Su vive ahogado por sus miedos y complejos, su “amigo” se aprovecha de cualquier situación para beneficio propio y aplica una filosofía simple a todo lo que lo rodea. Por otro lado Won Young (Cho Eun-sook, “The Windmill Palm Grove”) es claramente el personaje más interesante ya que su triste situación es totalmente ajena a los dos hombres tiene en su vida. Vive constantemente presionada en su trabajo, criticada, abusada e incluso maltratada por sus compañeros de trabajo.

Otro punto interesante es el modo de reflejar a la sociedad, existen referencias bastante negativas ya que mayormente vemos gente abusiva, cruel, y prepotente. Esta visión tan negativa ejemplifica perfectamente la fragilidad de los personajes y en especial el femenino, que es el que más sufre a causa de esto. Incluso es posible hacer una pequeña comparación entre el supuesto y famoso “misoginismo” del cine de Kim Ki-duk y lo que Eo Il-seon nos propone en su película.

“Plastic Tree” es un trabajo que seguro despertará el interés de un gran grupo de amantes del cine coreano que quizás vean en esta cinta una de las caras más distintas de su cinematografía. Un trabajo muy recomendable que a pesar de no ganarse el calificativo de sobresaliente, bien merece la pena mirar.

No hay comentarios: