A Bloody Aria (2006)


¿Víctima o verdugo?
Por Master of Hate

“A Bloody Aria” es otra de las cintas que consiguen alejarse notablemente de lo convencional y se toman la libertad de mezclar géneros, ideas y mil cosas más para conseguir un resultado inesperado. Quizás no haya otra manera más sencilla de definir este film que usando una analogía. Para mi “A Bloody Aria” viene a ser como la versión sádica de “Attack at the Gas Station”

Un prestigioso cantante de opera y profesor de universidad trae a una de sus alumnas de regreso a Seúl en su flamante mercedes, luego de participar en una audición para cantantes. Mientras aún se encuentran en las afueras, el profesor se toma la libertad de salirse del camino con la intención de aprovecharse de la bella joven; ella logra escapar aunque no llega muy lejos. Inmediatamente, un curioso grupo de personajes hace su aparición y los vuelve a juntar; todo parece indicar que se trata de un grupo de sádicos, dementes y malvados antisociales que harán de la vida del maestro y su alumna un verdadero infierno.

Este es un trabajo que puede sorprender a más de uno; la historia, el contexto, los personajes y el desenlace no obedecen para nada a una lógica razonable. Se me ocurre que la idea del director ha sido la de camuflar una gran cantidad de ideas complejas, dentro de una trama un tanto infantil y hasta cierto punto, absurda, lo cual crea un gran contraste.

La película nos exige poner sumo cuidado en los detalles ya que hallan colocados con gran suspicacia. El director, juega así mismo con los estereotipos y con el uso de simbolismos, a la vez que involucra ciertos asuntos referentes a la problemática social y a la violencia. La cinta contiene varios elementos del cine negro que se mezclan con algo de humor.

La violencia y el abuso, tanto físico como psicológico, son otros elementos que se vuelven importantes en determinado momento, pero a pesar de ser parte integra y encajar muy bien con las intenciones del director no es algo que considere una razón para elevar el valor de la película.

A pesar de que el film parece otro intento de llevar las influencias de un cine con gran violencia, similar al que hace Park chan-wook, a otro nivel, queda un sabor bastante agridulce por los métodos tan directos e indirectos en los que se apoya el director para hacernos llegar sus ideas. La cinta es original, de eso no cabe la menor duda, pero si hablamos de cuanto puede llegar a gustar, se hace muy difícil de evaluar.

Las actuaciones hacen justicia a los altos requerimientos del film y entre el reparto tenemos actores bastante conocidos como Han Suk-kyu (“Forbidden Quest”, “Double Agent”) Lee Mun-shik (“Detective Mr. Gong”, “Mapado”) y Oh Dal-su (“A Bittersweet Life”, “Sympathy for Lady Vengeance”), entre otros.

Pese a que este trabajo es capaz de sorprender y causar un gran impacto en el espectador, se encasilla tanto en su propio mundo que para muchos su visionado no llegará a ser placentero. Es por este motivo que se hace necesario poner sobre aviso a quienes tengan gustos marcados por cintas, que a más de probar su originalidad tengan potencial para entretener. “A Bloody Aria” puede hacer alarde de originalidad, pero está dirigido a un limitado número de cinéfilos.

No hay comentarios: