H (2002)


Crimen tras las rejas
Por Master of Hate

“H” es un thriller que probablemente no sea el mejor ejemplo del potencial que tiene la cinematografía coreana en este género. La historia da inicio cuando una serie de asesinatos sangrientos empiezan a ocurrir sin indicios claros de quien es el culpable. Yum Jung-ah (“Lovely Rivals”) encarna a la detective Kim Mi Yun que junto al detective Park Seok-gyu (Ji Jin-hee, “Bewitching Attraction”) y al detective Park (Sung Ji-ru, “The Customer Is Always Right”) tienen la misión de llegar al fondo del asunto. Sorpresivamente, la ejecución de los asesinatos tiene características muy particulares que revelan a un posible responsable. Todas las pruebas guían hacia Shin Hyun (Cho Seung-woo (“Marathon”) quien ha cometido el mismo tipo de asesinatos tiempo atrás. Lo inexplicable es que a pesar de que Shin Hyun vive recluido en una prisión, y los crímenes siguen llevándose a cabo.

La cinta está llena de pistas que van creando una secuencia lógica de los hechos y que más o menos se logran unir al final. De todos modos, el director no sabe imprimir la suficiente cantidad de suspenso y drama para hacer que el proceso investigativo resulte interesante y llamativo. Por momentos ocurre todo lo contrario, hay mucho dialogo, muchas interrogantes y la trama se sumerge en un letargo que impregna las acciones y las hace sumamente aburridas.

La carencia de una historia más creíble y algo de suspenso ponen en una posición muy delicada al espectador que probablemente se pregunte si existe alguna sorpresa reservada para el final. Lo cierto es que la sorpresa no vale la pena y no justifica lo larga que se hace la espera. Por otra parte, el poco interés que generan los personajes, contribuye a que todo resulte intrascendente y decepcionante.

“H” es una película correcta en la mayoría de apartados, pero al no tener absolutamente nada que sobresalga o que realce el valor de la cinta, se convierte en un film del montón, cosa que no es nada halagadora.

A pesar de no caer al fondo del abismo junto con cintas verdaderamente insufribles y vacías, no me atrevo a recomendar su visionado, ni siquiera a los amantes del género que disponen de muchas otras opciones mucho más tentadoras.

No hay comentarios: