Zatoichi and the Doomed Man [11] (1965)


Zatoichi al rescate
Por Fingolfin

Zatoichi está recluido en prisión por problemas con el juego, y tras recibir una buena pasada de latigazos queda en libertad, con el encargo de su compañero de celda de pedir su rescate al jefe.
El masajista ciego por primera vez ignora una petición de auxilio, y decide continuar con su camino. Sin embargo las circunstancias le llevarán al pueblo donde reside el jefe del reo. Allí descubrirá una complicada trama donde el prisionero es un sacrificio pactado entre el jefe Jubei y Senpachi para que su hegemonia se mantenga en el territorio.

Kazuo Mori (“New Tale of Zatoichi”), retoma las riendas en la 11º película del espadachín ciego. De primeras nos sorprende con una escena absolutamente inesperada, donde en lugar de ver a Zatoichi viajando le vemos recibiendo latigazos con la espalda ensangrentada.
Debemos preguntarnos: ¿Cómo diablos es posible coger a Zatoichi y encerrarle en prisión?...sin respuesta, simplemente el film comienza de manera un poco preparada para el correcto funcionamiento del argumento (que por cierto no está nada mal).

Lo que no se me olvidará de este film es la música, que me recordó incluso la calidad de la trilogía “Musashi” representada por Toshiro Mifune. Buenas escenas junto al mar y una fotografía preciosa para hacer honor al primer encuentro del masajista con la inmensidad del océano.

Descubrimos una nueva habilidad de nuestro protagonista como arquero, ganando como siempre el dinero que le servirá para buscarse amigos y problemas. Podríamos poner entre comillas lo de “amigos”, ya que Hyakutaro (el arquero del principio) le usurpa el nombre con ánimo lucrativo, desatando una pataleta y el lado más rencoroso de Zatoichi (con comicos resultados).

Nada mas que decir, solo que desde “The Adventures of Zatoichi” la leve bajada de listón se hace mas evidente.

1 comentario:

SunkDevifull dijo...

Ciertamente es una película un poco floja, mejorada ligeramente con la siguiente, sin embargo, como dije en el comentario de la anterior, me pareció una muy buena película, donde primaba un comienzo muy interesante, valor que, para ésta, olvidó Kazuo Mori...