Until the Lights come Back (2005)


Y se hizo la luz
Por Fingolfin

“Daiteiden no Yoru ni” es la obra de un director prácticamente novato como Takashi Minamoto, que me ha dejado una de las películas mas bonitas que he visto en el último mes. No solo el director es algo desconocido, muchos de los actores que dan vida a los 12 o 13 personajes principales también han tenido actuaciones breves en películas discretas, destacando la excepción de Kanata Hongô, soberbio como protagonista de “Hinokio”, y la de Tomorowo Taguchi (“Gohatto”, “Dead or Alive 2”).

La ciudad de Tokyo sufre un enorme apagón a las 12 de la noche del 23 de Diciembre. Desde el principio se desarrollan 6 historias, aparentemente inconexas, de personajes de distintas edades y personalidades, abarcando desde un niño de educación primaria, hasta una pareja de ancianos.

El formato de las historias viene dado en parejas hombre-mujer, las cuales no necesariamente son relaciones amorosas, sino que también las hay casuales o amistosas.

La impresión que tiene el espectador en un principio es la de quien se interna en la vida de otras personas, sabiendo solo lo que se le enseña, sin flashbacks, sin explicaciones gratuitas, y sin ningún tipo de información. El primer punto a favor del director es la facilidad con la que conocemos a cada personaje a los 5 minutos de verlo, solo con unas pocas frases o actuaciones.

Si en otras ocasiones me quejo de que se juega con las casualidades para corregir y desarrollar la película, en esta ocasión me han gustado bastante. Cuando 6 historias tienen que transformarse en una, no hay otra forma de hacerlo, ya que un desarrollo libre de artimañas requeriría que los personajes se conocieran previamente.

No me recrearé en un análisis por separado de cada historia, ya que el gusto por la película pasa por sorprendernos a cada rato, en ese ambiente intimista y aislado que se consigue en todo tipo de escenarios.

Si quieren una recomendación, además de la de ver el film, les diré que aprovecharan para verla en navidad y con un público de cualquier edad; no les defraudará.

No hay comentarios: