Daddy Long Legs (2005)


¿Dónde estás?
Por Master of Hate

Daddy Long Legs, basada en la homónima novela de Jean Webster, es otra interesante apuesta del cine coreano por hacer cintas inteligente mezclando los temas de toda la vida. La obra que tenemos como referencia ya ha sido adaptada numerosas ocasiones, no solo al cine y teatro, sino también al anime. En el caso de adaptación coreana, que es la que nos atañe, ha estado a cargo de Kong Jeong-sik, responsable de la posterior y decepcionante “Big Match.”

Daddy Long Legs, básicamente trata sobre la vida de Young-mi Cha (ha Ji-won) una inocente y sencilla joven que guarda gratos recuerdos de sus padres. Su vida se encuentra marcada por la presencia de un benefactor invisible que cubre todos y cada uno de sus gastos. Además, éste se hace presente en todo momento con regalos, y todo tipo de detalles para con Young-mi. Ella por su parte, cansada de haber intentado en vano averiguar la identidad de su benefactor, decide continuar con su vida y luchar por lo que quiere. Por motivos de trabajo, la joven decide quedarse en un apartamento que gentilmente su jefe le ofrece. La estadía en éste apartamento da lugar a una serie de acontecimientos ligados con su pasado, y posiblemente le ayuden a descubrir el gran secreto.

Tenemos una de esas cintas que se toma todo el tiempo necesario para crear un ambiente determinado. En este caso la idea es que simpaticemos con la protagonista y en particular con sus ideas, sus reflexiones, sus anhelos y muchas cosas más. Por eso no es de extrañar que toda la cinta gire exclusivamente alrededor de sus pensamientos. Todo se relaciona con el pasado y, como es de esperar, muchos de los acontecimientos que son un misterio se desvelan apoyados en la casualidad o lo que otros llaman destino, es decir, no hay ninguna sorpresa.

El romance juega un papel de cierta importancia, pero no de modo demasiado típico, digamos no en plan de drama o comedia romántica, es algo más sobrio, pero no por eso se puede decir que sea necesariamente mejor. Recordemos que las enfermedades terminales y fatales asechan y para mal o para bien (en este caso creo que para mal) tienen cabida como componente habitual en el argumento.

Al final la cinta se puede llegar a percibir más o menos interesante, pero a pesar de eso no hay algo realmente destacable que haga pensar que se trata de una película original. Ahora, es necesario puntualizar que quienes han leído la novela en la que está basada pueden tener una perspectiva muy distinta, incluso totalmente opuesta a la mía. En todo caso, para quienes no conozcan la obra citada, puede ser que el film carezca de todo atractivo.

Personalmente, y aunque suene un tanto insensible, he de admitir que me aburrí de manera alarmante. De todos modos quienes quieran probar suerte ya quedaron advertidos.

1 comentario:

FeRNaNDo dijo...

Es una de las peores peliculas que vi en mi.. realmente una porqueria.. ñoña al mango