Haze (2005)


¿Qué harías si te pasara a ti?
Por Squareta

Un hombre se despierta acostado en un pequeñísimo lugar, en el que apenas se puede mover. No tiene idea por qué esta allí ni tampoco cómo ha llegado. Lo único que sabe es que tiene una herida en el estómago y que se está desangrando lentamente. Tratando de salvar su vida, comenzará a explorar los angostos confines del lugar sin dejar de hacerse preguntas al respecto y haciéndole frente a los diversos problemas que aparecerán, solo para descubrir algo que jamás se habría imaginado.

Mediometraje japonés dirigido y protagonizado por Shinya Tsukamoto (quien también dirigió la ya comentada “Vital”) y que se caracteriza por ser espeluznante, claustrofóbico, agobiante, pero aún y con todo eso, resulta imposible quitarle la vista encima ya que te atrapa de la manera mas enfermiza posible.

Durante su recorrido nos adentraremos bajo la oscuridad interminable por los estrechos pasillos para acompañar al protagonista que vive la angustia de no entender nada de lo que ha tocado vivir, y que tendrá que averiguarlo en la más completa soledad.

En sus aspectos técnicos, la cinta está grabada con cámara digital y con escasos elementos: la iluminación es tan poca que muchas veces quedaremos sumidos en la oscuridad total y el silencio reina durante la obra y solo desaparece para dar paso a la música a cargo de Chu Ishikawa, un habitual en los films de Tsukamoto.
La poca duración que tiene (originalmente era un corto de 25 minutos pero al final se alargó hasta los 49 minutos) es la indicada para contarnos la historia sin caer en la monotonía.

Uno de los principales puntos a favor que tiene Haze es el hecho del miedo que puede llegar a provocarnos sin siquiera mostrarnos algo. Tsukamoto no necesita un gran escenario y solo se vale de los acercamientos de cámara al protagonista para hacernos sentir el pánico presente. Pero a pesar de que no juegue a mostrarnos elementos de terror, tampoco se puede negar que tiene escenas difíciles de quitar de la retina, como aquella de la tubería.

Como comentario final, decir que Haze se presenta por lo menos como un curioso film que viene a darnos un soplo de innovación frente a tantas historias repetidas. Quizás no sea del agrado de todos (no apta para quienes no les guste interpretar hechos ni menos para los débiles de estómago) pero que no puede dejar de ser recomendada como una pequeña obra de arte del terror, un tanto enfermiza pero bien hecha.

1 comentario:

Antoine Doinel dijo...

Shinya Tsukamoto es un genio incomprendido. Las expectativas que se tienen sobre él son estúpidas. La sombra de Tetsuo es enorme y cuando se atreve con el terror todo el mundo espera La Maldición 3. Haze y Vital son una patada en los cojones a todos ellos.